Presentan un nuevo proyecto de ley del aborto en Argentina

Mujeres de todas las edades se concentraron ayer ante el Congreso en apoyo a una ley de aborto libre y seguro./AFP
Mujeres de todas las edades se concentraron ayer ante el Congreso en apoyo a una ley de aborto libre y seguro. / AFP

La campaña nacional quiere que se garantice una interrupción del embarazo libre, segura y gratuita, y que no sea penalizada como ahora

MARCELA VALENTEBuenos Aires

Una nueva oleada verde se extendió ayer por un centenar de ciudades argentinas con epicentro en Buenos Aires, donde un colectivo de 500 organizaciones de mujeres presentó una vez más en el Congreso su proyecto de aborto legal, seguro y gratuito. Tocadas con el pañuelo verde que adoptaron como emblema, cientos de miles de mujeres acompañaron la iniciativa que -en caso de ser aprobada- permitiría la interrupción libre y voluntaria del embarazo hasta la semana 14.

En coincidencia con el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito señaló que «el reconocimiento del derecho al aborto es la gran deuda de la democracia con las mujeres y personas con capacidad de gestar en Argentina» y advirtió que la demanda de esa práctica de salud «no puede devenir en estigmatizaciones, violencia institucional, punición o amenaza de encierro».

Miles de mujeres -en su mayoría adolescentes y jóvenes- con pañuelos verdes, algunas con el rostro pintado también de verde y con pancartas se manifestaron en la plaza situada frente al Congreso Nacional mientras un grupo presentaba el proyecto en el Parlamento. Las movilizaciones se repitieron en capitales de provincia y en otras ciudades del interior del país, y también en Madrid, Berlín, San Francisco, Estocolmo, Copenhague y otras.

LA CLAVE:

Cifras preocupantes.
El Ministerio de Salud calcula que cada año se producen 354.000 abortos clandestinos

En Argentina el aborto está permitido sólo en casos de violación o riesgo de vida para la madre y el niño. En los demás casos está prohibido y su realización está penada por ley. Frente a una legislación ambigua, numerosos médicos se niegan a realizar la práctica dentro de los supuestos permitidos y someten a las pacientes a trámites judiciales innecesarios hasta que la mujer ya no puede interrumpir el embarazo.

La Corte Suprema ordenó establecer un protocolo para evitar la judicialización en los casos en que se permite la intervención, pero esa norma tampoco se respeta porque los profesionales se manifiestan como objetores de conciencia. El Ministerio de Salud informó en 2018 que cada año se producen unos 354.000 abortos clandestinos y muchas mujeres mueren a causa de esa práctica realizada sin la debida supervisión.

Doce años de lucha

Por eso hace 12 años las diversas entidades de mujeres iniciaron la campaña por el aborto legal y un 28 de mayo también, pero de 2007, presentaron un proyecto de ley por primera vez. La iniciativa no fue siquiera tratada. Tampoco en los años siguientes, hasta 2018, cuando una verdadera marea verde de niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres adultas colmaron las plazas e inundaron las redes sociales con su reclamo a favor de la legalización del aborto.

La masiva movilización permitió que el proyecto fuera tratado en Diputados mediante un debate que duró cuatro meses, con cerca de 700 exposiciones de médicos, psicólogos, abogados, juristas, activistas y religiosos a favor y en contra de la despenalización y legalización. El 14 de junio de ese año se aprobó el proyecto en la Cámara baja. Dos meses después, se frenó en el Senado.

Ayer la campaña presentó el proyecto por octava vez, con un 'texto enriquecido' por el debate. Las organizadores confían en que la Cámara baja volverá a aprobar el proyecto. Y en cuanto al Senado, esperan que la iniciativa llegue a esa cámara más conservadora después de diciembre, cuando se habrá renovado un tercio del Senado en elecciones nacionales.