Argentina registra un índice récord de pobreza infantil en la última década

Niños juegan durante un rato libre en la Fundación San José Providente. /Efe
Niños juegan durante un rato libre en la Fundación San José Providente. / Efe

La pobreza por ingresos se alcanza cuando no se llega a cubrir sus necesidades básicas globales

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Al calor de una inflación que crece más rápido que los ingresos, la pobreza monetaria entre niños y adolescentes de Argentina alcanzó al 51,7% de los hogares en 2018, un porcentaje récord en la última década según el informe de la Universidad Católica Argentina (UCA). El deterioro podría estar agravándose este año debido a una recesión que sólo se profundiza.

De acuerdo al resultado del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia elaborado por la UCA, la pobreza entre 0 y 17 años pasó de 44% a 51,7% entre 2017 y 2018. El dato muestra el impacto que tuvo la crisis de 2018 entre la población más vulnerable tras una fuerte devaluación y precios al alza, con retroceso en la actividad económica e incremento del desempleo. Para los autores del informe presentado este jueves «no es un fenómeno nuevo sino que se ha profundizado en el marco de una economía recesiva e inflacionaria».

La pobreza por ingresos se alcanza cuando no se llega a cubrir sus necesidades básicas globales. Pero además en la infancia aumentó del 9,9% al 10,9% la indigencia, que es la falta de acceso a los alimentos para no pasar hambre. Cuando Mauricio Macri llegó al cargo, a finales de 2015, la UCA indicaba que la pobreza infantil por ingresos se extendía sobre 46,5 % de los hogares. Antes de ese año hubo períodos en la década en que el número rondaba el 40%, un promedio elevado pero no tanto como el que se alcanzó en 2018.

Los números conocidos este jueves coinciden con los del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), que había advertido ya que entre el segundo semestre de 2017 y el mismo período de 2018 la pobreza entre los menores de 14 años había pasado del 39,7% al 46,8% y la indigencia o pobreza extrema del 7,6% al 10,9%.

La UCA destaca que según el INDEC hay en Argentina 13,1 millones de niños de 0 a 17 años y de ese total hay un 30% (3,9 millones) que recibe una transferencia de ingresos directa del Estado creada en 2009 y que consiste hoy en 2.652 pesos mensuales (52 euros) por cada hijo menor de 18 años que asiste a la escuela y esté vacunado. La asignación se otorga sólo a madres o padres sin empleo o con empleos precarios y el monto se multiplica por tres si el hijo es discapacitado. Pero aún con ésta ayuda mensual «la situación de pobreza continua siendo grave y compleja», advirtieron los expertos en su estudio.