Rusia alega que su 'lista negra' va contra aquellos que apoyaron el «golpe de Estado» en Ucrania

Serguéi Lavrov. /
Serguéi Lavrov.

Moscú niega que sea arbitraria y subraya que la medida fue adoptada en virtud "del principio de reciprocidad, básico en las relaciones internacionales"

EFEMOSCÚ

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, ha negado que la 'lista negra' de ciudadanos de la UE que tienen prohibida la entrada en territorio ruso sea arbitraria y ha subrayado que incluye sólo a aquellos que "apoyaron activamente el golpe de Estado en Ucrania".

noticias relacionadas

"Las sanciones adoptadas (por Rusia) en respuesta (a las medidas aprobadas por la UE), afectan a las personalidades que apoyaron activamente el golpe de Estado en Ucrania", ha dicho Lavrov en rueda de prensa conjunta con su homólogo italiano, Paolo Gentiloni, con el que se ha reunido en Moscú.

Rusia y los Veintiocho viven un nuevo capítulo en la crisis de sus relaciones después de que se conociera la existencia de una 'lista negra' rusa que incluye a 89 políticos y responsables comunitarios, entre ellos diputados europeos, responsables de los servicios secretos de las tres repúblicas bálticas, y militares de alto rango de Alemania, Reino Unido y Polonia.

Bruselas reitera que la lista es "arbitraria e injustificada"

La Comisión Europea ha reiterado que la 'lista negra' de políticos y personalidades europeas a quienes Rusia prohíbe la entrada al país es "totalmente arbitraria e injustificada" y afirma estar en contacto con los países afectados.

La portavoz comunitaria de Exteriores, Maja Kocijancic, ha señalado que "ha habido algunos contactos" en los últimos días desde que se conoció el listado de 89 personas vetadas por parte de Moscú en represalia a las sanciones impuestas por la Unión Europea a la anexión ilegal de Crimea y la intervención en el este de Ucrania.

No ha podido detallar, sin embargo, si ha habido contactos con el embajador ruso ante la UE o con el propio ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov. "Mantenemos un estrecho contacto con los Estados miembros afectados", ha señalado la portavoz comunitaria.

Lavrov ha explicado que la lista de sancionados europeos fue adoptada por Rusia en virtud "del principio de reciprocidad, básico en las relaciones internacionales". "Cuando la Unión Europea aprobó sus sanciones, contra unos 150 rusos, actuamos de la misma manera en relación con un número bastante menor de ciudadanos de los países de la UE", ha asegurado el jefe de la cancillería rusa.

Ha recalcado, además, que Moscú no quería publicitar este tema ni remitir la lista a Bruselas "para no seguir el mal ejemplo de la UE y hacer una gran campaña que incluyera la publicación de estos nombres, como hicieron" en su día los europeos. "Entregamos la lista por petición de la Unión Europea a partir de la confidencialidad, pero enseguida fue filtrado a la prensa, mientras que la UE, que habitualmente no comenta las filtraciones, esta vez sí lo hizo alegremente", ha lamentado Lavrov, que ha acusado a los Veintiocho de "violar algunas normas éticas".

A su vez, Gentiloni se ha referido a las distintas reacciones "a este tipo de listas, en relación tanto a la Unión Europea como Rusia, que no contribuyen a desarrollar el diálogo y rebajar la tensión, que es todo aquello lo que necesitamos".

Lista de sancionados

Según diversas fuentes periodísticas, la 'lista negra' incluye al ex primer ministro de Bélgica Guy Verhofstadt; el secretario general del Consejo de la UE, el alemán Uwe Corsepius; el exministro de Defensa británico Malcolm Rifkind, y el viceministro de Justicia de Polonia, Robert Kupiecki

Tampoco podrán viajar a Rusia el ex viceprimer ministro británico Nick Clegg; los franceses Daniel Cohn-Bendit y el filósofo Bernard-Henry Levy; y dos españoles: el eurodiputado Ramón Luis Valcárcel y el exparlamentario europeo José Ignacio Salafranca, ambos del Partido Popular.

La lista de sancionados rusa está integrada en su mayoría por ciudadanos de Polonia (18); Reino Unido (9); Suecia y Estonia (8); Alemania y Lituania (7); Letonia y Rumanía (6), precisamente los países más críticos con la anexión de Crimea y la injerencia del Kremlin en el conflicto ucraniano.