Xirivella comienza a insonorizar el colegio Rei en Jaume por el ruido constante de los aviones

El colegio donde se van a a acometer las obras de insonorización. / lp
El colegio donde se van a a acometer las obras de insonorización. / lp

El paso continuado causa problemas de concentración al alumnado y al profesorado y ha generado años de reclamaciones

MARINA COSTA XIRIVELLA.

Tras más de siete años de reivindicaciones, los 370 alumnos y los 30 profesores del colegio Rei En Jaume de Xirivella podrán, en unos meses, dar clases sin escuchar el ruido constante del paso de los aviones.

Aena empieza hoy mismo la insonorización de la escuela, tal y como confirmó ayer la empresa pública a la concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Xirivella que dirige Boro Montroy.

El paso continuo de los aviones en horario lectivo estaba causando «un nivel de ruido que provoca problemas de concentración en el alumnado y en el personal laboral de la escuela».

Los trabajos se extenderán durante los próximos tres meses y contarán con un presupuesto de 361.403 euros. Además, se ha programado la actuación en coordinación con el centro para que afecte «lo menos posible en las clases».

Así, por ejemplo, en las aulas de infantiles «se realizarán las oportunas actuaciones de insonorización en periodos no lectivos», según confirmaron ayer fuentes municipales.

El director de la escuela, José Valenciano, explica que «han pasado ya unos cuántos años en los cuales las familias y la dirección han ido denunciando lo que era un hecho innegable: no se puede dar clase adecuadamente cuando, cada pocos minutos, te interrumpe el ruido del paso de un avión».

Apoyo municipal

Por ello, el responsable del centro agradece públicamente a Aena que, finalmente, «haya sido receptiva» y a la concejalía de Medio Ambiente «por el apoyo dado en esta escuela».

Las molestias «están ahí prácticamente desde que se construyó el centro, hace ahora más de treinta años, pero sí que es cierto que el aumento del tráfico aéreo ha convertido la situación en un verdadero problema. Dar una clase en la que pasan tres o cuatro aviones cada varios minutos resulta realmente imposible porque se corta el hilo de lo que se está explicando, los alumnos se distraen y se pierde la concentración».

Los propios alumnos de este centro educativo «elaboraron, precisamente, hace ya un tiempo un trabajo de estadística con el recuento de los aviones que pasaban durante las clases y los clasificaron por la intensidad del ruido. Cada dos horas llegaban a pasar unos ocho aviones, aproximadamente. Esto supone tener que estar parando las clases constantemente».

El aislamiento acústico de este centro escolar era uno de los objetivos de la concejalía que dirige Boro Montroy y que ha estado en contacto directo con Aena para «presionar y conseguir incluir esta escuela en el plan de insonorizaciones» de la llamada huella acústica.

«Estamos satisfechos porque con la actuación se muestra sensibilidad con la problemática y se atienden las continuas demandas que hemos ido trasladando a Aena», según el edil. «Una vez más, se demuestra que trasladar el espíritu reivindicativo de la sociedad civil organizada a las instituciones da sus frutos», destaca el concejal.

Para el alcalde de Xirivella, Ricard Barberà, «se trata de una magnífica noticia para la comunidad educativa. En Xirivella mantenemos, desde hace años, una lucha continua para trata de minimizar el impacto de las infraestructuras como el aeropuerto, la A-30 o la V-30 y que dificultan la vida diaria de los vecinos y vecinas de nuestro municipio».

Por su parte, la concejala de Educación, Encarna Martí, valora muy positivamente esta acción que acaba de comenzar tras años de reivindicaciones y felicita a toda la comunidad educativa del Rei en Jaume. Además, añade que «desde el Ayuntamiento se están utilizando todos los medios necesarios para que las obras se ejecuten de la manera más rápida posible y con la máxima normalidad».