Vecinos de Rocafort se quejan del «abandono» de la casa señorial situada en la calle Bonavista

El estado actual, tanto por dentro como por fuera, de esta casa señorial de Rocafort. / lp
El estado actual, tanto por dentro como por fuera, de esta casa señorial de Rocafort. / lp

El gobierno destaca que, al ser de propiedad privada, están esperando la autorización del juez para poder acceder al inmueble y rehabilitar la fachada

VANESSA HERNÁNDEZROCAFORT.

Vecinos de Rocafort lamentan el estado de «abandono total» que padece una de las casas señoriales de la localidad. Según dichas fuentes, esta finca, ubicada en la calle Bonavista, esquina con Enrique Soriano, sufre unas condiciones «deplorables» como consecuencia de una mala conservación y mantenimiento por parte de los propietarios.

Unos dueños que, al heredar esta casa señorial, se «desentendieron completamente de su cuidado», afirman dichas fuentes. Por este motivo, reclaman al Ayuntamiento que proteja este patrimonio local para frenar su deterioro. Además, los vecinos señalan que esta falta de mantenimiento también genera preocupación, puesto que la ausencia de cuidados ha provocado que el patio acabe llenándose de hierbajos y matorrales que son un potencial aliado para el fuego.

«Esperamos que estos rastrojos no ocasionen algún incendio espontáneo», apuntan. En este sentido, solicitan al gobierno que intervenga y ejecute las obras de saneamiento oportunas. Una petición que desde el Ayuntamiento valoran desde hace años. Sin ir más lejos, Ciudadanos impulsó, cuando estaba en la oposición, propuestas para solventar esta problemática, afirman desde la formación naranja.

Los residentes alertan del riesgo de incendio por el crecimiento de matorrales y arbustos El Ayuntamiento ejecutará de forma subsiadiaria los trabajos de reparación

Más de 15 años

En esta línea, el equipo de gobierno (Cs, PP y Vox) señala que este inmueble lleva abandonado alrededor de 15 años. No obstante, afirman que, pese a la dejadez de los titulares, fue sólo hace dos años cuando esta formación se hizo eco de las preocupaciones vecinales.

«Hace un par de años la fachada empezó a ceder debido a que los muros sobre los que se apoya se han deteriorado, es urgente rehabilitar esta estructura. Por otra parte, es importante subrayar que no hay ningún riesgo de incendio», apuntan desde el ejecutivo.

«Los residentes no tienen motivos para angustiarse, lo único alarmante es la fragilidad de la cubierta», anuncian.Según el alcalde del municipio, Guillermo Jóse Gimeno, ni el anterior gobierno ni los actuales propietarios se han propuesto mejorar la imagen de esta emblemática casa señorial de los años 30.

Por este motivo, según Gimeno, acudieron al juzgado de Moncada para solicitar la autorización de entrada al inmueble. «En septiembre dispondremos del permiso para que la empresa contratada pueda acceder a la finca y ejecutar las obras oportunas», apunta. En esta línea, indica que el presupuesto estipulado para llevar a cabo este proyecto es superior a los 15.000 euros.

Un acondicionamiento que, según Gimeno, el Ayuntamiento realizará de forma subsidiaria por el incumplimiento de los herederos. No obstante, recalca que, tras la restauración, exigirán a la única heredera localizada un mantenimiento periódico de dicho inmueble.

Expropiación

«De momento no nos planteamos expropiar esta casa, pero tampoco lo descartamos a largo plazo», concluye. Una finca y su entorno que, sin duda, son muy apreciados por los vecinos de Rocafort. Es más, a muchos les invade la nostalgia al recordar la historia que envuelve al caserío. Cuentan que la «mansión pertenecía a doña África, dueña de una empresa láctea». «Esta mujer se casó con un bohemio de los de antes. Un hombre talentoso que pintaba cuadros diariamente», señalan.

Asimismo, subrayan que el sótano está plagado de enormes pinturas y antiguos libros. La historia continúa y narra que «cuando falleció su marido, doña África, una mujer muy adinerada, le prometió en su lecho de muerte, que mientras ella viviera jamás vendería esta casa».