Vecinos de Burjassot se quejan de la falta de iluminación

Los residentes transmiten su malestar y el Consistorio alega que tuvieron «problemas con los trámites»

UISO CRESPOBURJASSOT.

Cerca de medio centenar de vecinos de Burjassot mostraron su descontento a través de las redes sociales con la iluminación de algunos tramos del municipio, en especial la calle Santiago García. Aseguran que por este tramo apenas hay «una sola farola encendida», lo cual genera intranquilidad entre los usuarios.

Algunos de los residentes manifestaron que para abrir la puerta del edificio en el que residen «hay que sacar el móvil y alumbrar con la linterna».

«Me parece bastante deficiente la falta de iluminación que sufre Burjassot en algunos tramos», afirma un vecino a este periódico. «Las zonas cercanas a las estaciones de Metro se encuentran a oscuras y da miedo moverse por ahí si es de noche. También es verdad que en los tramos cercanos al Ayuntamiento la cosa está mejor», añade.

Otra vecina asegura que uno de los tramos «más preocupantes» es el que transcurre desde la Casa de la Cultura hasta la estación de Canterería. «Me siento insegura al caminar por esa zona por la noche, debido a que está todo muy oscuro. Creo que desde el Ayuntamiento se podría hacer algo para poner una solución».

Respuesta municipal

El Ayuntamiento asegura que en 2015 se instalaron unas bombillas que la Diputación de Valencia financió para la sustitución de diferentes puntos de luz del casco urbano de Burjassot. Sin embargo, viendo la pérdida de intensidad que han ofrecido a lo largo de estos años, el Consistorio tenía previsto cambiarlas antes de mayo, a través de un proyecto global para cambiar casi toda la luminaria.

La idea inicial era que en mayo estuvieran todas las bombillas cambiadas pero la empresa que contrataron para ello iba a instalar una luminaria similar a la acordada, aunque no idéntica.

Ante este problema presentado, «los técnicos decidieron que no querían esas bombillas porque a la larga se volvería a la misma situación debido a que no eran idóneas. Con lo cual todo esto se ha visto retrasado», aseguraron ayer fuentes municipales.

El proceso de licitación requiere un mínimo de tres meses, con lo que piden calma a los vecinos. «Esperamos que cuando se produzca el cambio de hora (finales de octubre) esté todo solucionado. El alcalde lo explicó durante las elecciones municipales», agregaron las mismas fuentes.