Vecinos de Benetússer protestan por la ubicación de la feria a unos metros de las fincas

Las atracciones a escasos metros de las fincas./LP
Las atracciones a escasos metros de las fincas. / LP

Los residentes de la calle l'Horta y adyacentes piden al Consistorio la suspensión cautelar aunque las atracciones ya estén montadas

ADA DASÍ

La feria de atracciones que se planta todos los años con motivo de las fiestas patronales de Benetússer ha venido acompañada de una intensa polémica. Algo que tenía que ser sinónimo de diversión se ha transformado en «indignación» para los vecinos de la calle de l'Horta, donde se han trasladado las instalaciones feriales.

El cambio de ubicación ha sido debido, según fuentes municipales, a que en el solar «en el que se ha ubicado tradicionalmente se está haciendo la ampliación del polideportivo» y añaden que la feria «cuenta con todos los permisos pertinentes».

A pesar de que entra dentro de la legalidad esto no impide que los vecinos ejerzan su derecho a la protesta y remitieron una instancia al consistorio en la que exigían su suspensión cautelar, «para evitar riesgos y perjuicios y en su caso, la adopción de las medidas necesarias para minimizar las molestias: acortar el horario de apertura y cierre». Aunque ayer, la decena de atracciones ya estaban montadas a escasos metros de las fincas de este vial.

«Tuvimos noticias de que el recinto ferial iba en el descampado de la calle l'Horta cuando vimos que se estaban efectuando labores de limpieza y acondicionamiento. Sin embargo, el Ayuntamiento no ha notificado a ningún vecino de su ubicación», aseguran en el escrito. Los vecinos de la zona explican en él que «están previstas diez atracciones infantiles con sus correspondientes generadores de luz y todo a escasos metros de nuestras viviendas» y que además, «nos han privado desde el día 17 de junio aparcar cerca de nuestras viviendas y durante la feria tampoco se podrá acceder a los garajes desde las 18 horas hasta la 01.30».

En la calle, si bien es cierto que hay residentes que no están en contra de estas instalaciones, si que reconocen que es un inconveniente para compaginar el descanso vecinal con el ocio y la diversión propio de estas fechas. Este vial no tiene salida y concluye en un solar de titularidad privada donde también se han ubicado unas cuantas atracciones.

«No nos molestan que estén en este terreno pero sí que se monten a escasos metros de nuestras viviendas», comentaba ayer una de las vecinas afectadas que ponía el acento en que el ayuntamiento «no se ha reunido con nosotros para saber qué pensábamos».

Quejas

Sus quejas se centran en el «ruido» de las atracciones y el que provoca la aglomeración de la gente. Además, según explican el parque que tienen enfrente, que ahora está detrás las atracciones, «es una zona de botellón ya de por sí y ahora lo será todavía más».

«Es normal que haya fiesta pero lo que no es normal es que esté tan cerca de nuestras viviendas y que tengamos que aguantarlo diez días», añadía otro afectado que ponía sobre la mesa otro de los trastornos que va a provocar la ubicación del recinto ferial; la falta de aparcamiento en la zona.

El problema es que los garajes de las fincas de la calle no podrán utilizarse desde las seis de la tarde hasta la 1:30 de la madrugada. «A pesar de estar pagando un vado, no podemos dejar el coche en el aparcamiento comunitario y tenemos que buscarnos la vida por la zona» donde encontrar sitio ya es «complicado». De hecho, los vecinos, estos días de montaje han tenido que aparcar en el barrio Orba de Alfafar o incluso en el término de Paiporta. El descontento entre los residentes ha provocado que el Ayuntamiento de Benetússer haya publicado un comunicado oficial en las redes sociales para explicar la situación. En él se informa de que fueron «los feriantes los que buscaron una nueva ubicación después de que se les comunicara que la habitual no estaba disponible». «Ellos decidieron que si no era en el solar de la calle l'Horta no sería rentable por lo que si no se ubicaban allí preferían no montar la feria», explican y añaden que el terreno «es privado y pertenece a varios propietarios», con los que el Ayuntamiento «lleva litigando años para solucionar los problemas de insalubridad por el abandono que sufre y que tantas quejas de los vecinos de la zona está generando».

Así, llegan a un «acuerdo privado» con todos los dueños, «en el que el Ayuntamiento no participa, y se comprometen a limpiar el solar, una circunstancia es recibida de buen grado por el consistorio ya que solucionaría, aunque fuera momentáneamente, el problema de suciedad de la zona una vez terminadas las fiestas».

Después de presentar el proyecto «recibe el visto bueno del ingeniero municipal, del arquitecto y de la Policía Local y se concede el permiso a los feriantes para instalarla», apuntan en el comunicado y matizan que «las pequeñas variaciones que se han realizado en el plano informativo distribuido por el Ayuntamiento es debido a un cambio de última hora».