Vecinos del barrio del Alter de Torrent reclaman un plan de revitalización

Los representantes de la asociación de vecinos, frente a una casa tapiada. / lp
Los representantes de la asociación de vecinos, frente a una casa tapiada. / lp

La asociación alerta de que el 30% de las viviendas están desocupadas y que el número de residentes disminuye rápidamente

ADA DASÍ

. «El barrio se muere», con estas palabras define la Asociación de Vecinos del Alter de Torrent la situación actual en la que se encuentra esta zona del casco antiguo de la ciudad. Por ello, han solicitado al Ayuntamiento la elaboración de un Plan de Revitalización y Rehabilitación que consiga frenar la despoblación actual.

En esta zona, viven 2.262 personas y un tercio de las viviendas están desocupadas con los problema que eso implica de «insalubridad, plagas o la ocupación ilegal», comentan. Su presidente, Francisco Ortí pone como ejemplo que en una de las calles «hemos contado hasta 27 casas abandonadas», muchas de ellas con las puertas y ventanas tapiadas para evitar a los inquilinos ilegales.

«Si seguimos así, el barrio se muere en cuatro días, ya que los jóvenes no pueden acceder a una vivienda porque son caras, tanto para comprar como para alquilar y la población envejece», señala Ortí, «es necesario que se elabore un plan que ayude a recuperar estas casas y que se ofrezcan con arrendamientos más asequibles», comenta como una de las propuestas vecinales.

Otro de los problemas que se vive en la barriada es la falta de aparcamiento porque, una vez se renuevan las calles, dada su estrechez, en muchas de ellas se prohibe estacionar. «Podrían derribar algunas de esas casa abandonadas y dejar el solar para que los vecinos pudieran aparcar, así se resuelven dos problemas de golpe».

«Estamos en una ubicación privilegiada con muchos servicios públicos cercanos, y creemos que es mejor apostar por recuperar un barrio como el nuestro que ya cuenta con estas ventajas que crear otros nuevos», apunta el concejal del PP, José Gozalvo, quien pone como ejemplo el plan que se ha hecho en el barrio de Russafa, en la capital.

A pesar de que el equipo de Gobierno les anunció de que hay prevista una inversión de 750.000 euros para reurbanizar nueve calles, para la entidad vecinal «no es suficiente». «Queremos un plan integral tanto social, cultural, político como económico y que se impliquen todos los partidos políticos pero sin siglas». En esta línea, proponen que sea la empresa Nous Espais la que elabore un estudio previo para valorar la situación actual.

Los representantes de la entidad afirman que «no vamos a parar». La propuesta ya se envío a todos los grupos políticos del Ayuntamiento y se presentará en la próxima reunión de la Federación de Asociaciones Vecinales de Torrent en la que volverán a insistir en esta reivindicación que consideran primordial porque «cuando muere un barrio, muere una parte de la ciudad».