Vecinos y ayuntamientos ven «insuficientes» las mejoras de conexión por autobús en l'Horta

Vecinos y usuarios reivindican mejoras, como el bono transporte, durante una concentración reciente. / lp
Vecinos y usuarios reivindican mejoras, como el bono transporte, durante una concentración reciente. / lp

A pesar de los nuevos servicios lanzadera y la ampliación de líneas, usuarios reclaman el bono descuento y mejores frecuencias

MARINA COSTA / ADA DASÍ VALENCIA.

La aprobación del nuevo servicio de autobús en el área metropolitana ha cubierto algunas de las necesidades reivindicadas por los usuarios y las asociaciones pero no todas. De las enmiendas presentadas por entidades y ayuntamientos de l'Horta Sud al proyecto de la Generalitat, «la única estimada totalmente es que la empresa que se quede con la licitación tenga un plan de igualdad y esto ya lo obliga la ley. El resto se estiman parcialmente o se desestiman». Así, «queda sin resolverse un asunto tan importante como el régimen tarifario, el aumento de frecuencias para que las personas no se queden en las paradas por falta de espacio en los autobuses y la ampliación de los horarios, para que puedan usar el transporte quienes entran a trabajar a las 6 de la mañana o salen del trabajo más tarde de las 10 de la noche», destaca el portavoz de la Plataforma por el Transporte Público de l'Horta Sud, Paco Magro. En los nuevos contratos aprobados «los aumentos de frecuencias son mínimos y están muy lejos de bajar la ratio de personas por media de vehículos».

También preocupa a la entidad que la única enmienda al proyecto «que presenta el Ayuntamiento de Valencia sea que no hagamos tantas paradas en la ciudad y que no ocupemos los carriles bus de Valencia, cuando muchas personas de Valencia utilizan Metrobus para desplazarse a las poblaciones del área metropolitana. No hay que olvidar que parte de la congestión del tráfico en Valencia se produce por la mala calidad de nuestro transporte». Usuarios también demandan la incorporación de paneles «con los tiempos de espera de cada línea, algo que también se ha desestimado en estos contratos». También se reclama «que los conductores no cobren para acelerar los tiempos, la eliminación de barreras arquitectónicas en vehículos y paradas (para que estén adaptados para personas con problemas de movilidad), la conexión a los polígonos industriales y medidas para aumentar la velocidad comercial, como carriles bus y tramos de calzadas exclusivos».

Desde Xirivella valoraron ayer la incorporación de una nueva flota de autobuses para sustituir los actuales, la aprobación de un plan de igualdad y la mejora y aumento de frecuencias de paso, incorporando «parte de las alegaciones que se han reclamado desde hace años. No obstante, seguiremos reivindicando más mejoras», destacó el alcalde Ricard Barberà. A pesar de haber conseguido «una mejora significativa, sigue sin ser suficiente. Un aspecto que se ha dejado de lado y que seguiremos solicitando es la conexión a los núcleos industriales, la modernización de marquesinas y la implantación de una política tarifaria justa».

Alaquàs también valoró la llegada de «mejoras muy demandadas como la lanzadera que permite una conexión directa con la estación de metro de la avenida del Cid, sin olvidar la nueva flota y las mejoras en accesibilidad», destacó la alcaldesa Elvira García. Si bien, señaló que «la mayor vertebración entre pueblos o la conexión con los núcleos industriales son algunas de las cuestiones pendientes sobre las que hay que seguir trabajando».

El alcalde de Paterna y miembro de la comisión ejecutiva de la Autoridad Metropolitana del Transporte por la Federación de Municipios y Provincias, Juan Antonio Sagredo, resaltó que «la ampliación del servicio de autobús, debe cubrir aquellas rutas que no estén cubiertas ya, por ejemplo por el metro». «Nos preocupa seriamente que la ATMV se convierta en una traba burocrática más, en vez del mediador necesario para unir las ciudades. La ATMV debe ser el ente que tenga una visión global del área metropolitana y que mejore, facilite y agilice el tan necesario transporte interurbano».

Por su parte, el alcalde de Burjassot, Rafa García, destacó que el nuevo proyecto de vertebración del transporte «supone una mejor comunicación entre localidades, un ahorro de costes para todos, una cercanía para los vecinos entre diferentes ciudades e ir consolidando medidas metropolitanas para globalizar el transporte, algo fundamental para el desarrollo de nuestras ciudades».

Enlaces sanitarios

Para poblaciones como Catarroja el nuevo contrato es «muy satisfactorio» porque refuerza el servicio hasta La Fe con más viajes y también conecta con Paiporta, Picanya y Torrent, «ya que antes teníamos que ir hasta Valencia», señala el alcalde, Jesús Monzó. A pesar de ello, «continuaremos con nuestras reivindicaciones para conseguir que el metro o el tranvía llegue hasta nuestro municipio», así como «la mejora del servicio de Cercanías».

El alcalde de Silla, Vicente Zaragozá, también se da por satisfecho. «Ahora los dos autobuses que van hasta los centros hospitalarios de referencia, el Peset y La Fe, pasarán por dentro de la localidad».

Los vecinos de Sedaví también suman mejoras, como la línea que conecta con El Saler, como destaca el alcalde, Ferran Baixauli. «Lo único que nos falta es la autorización de la Conselleria para que la EMT llegue hasta nuestro municipio». Tanto Silla como Catarroja y Sedaví destacan la puesta en marcha de la línea de autobús nocturna, una reivindicación común, para que la población más joven tenga más opciones de ocio sin usar el coche.