Vecinos de Alboraya quieren abrir 'El Chalé' de la zona del Ensanche a visitas guiadas gratuitas

El edificio emblemático de Alboraya, conocido como 'El Chalé'. / lp
El edificio emblemático de Alboraya, conocido como 'El Chalé'. / lp

El gobierno baraja, entre otros proyectos, crear una oficina de turismo, salas de exposición o un centro de interpretación de la huerta en el edificio

VANESSA HERNÁNDEZALBORAYA.

Vecinos de Alboraya solicitan al Ayuntamiento que organice visitas guiadas gratuitas en el edificio conocido como 'El Chalé'. Una casa emblemática del municipio que fue construida hace más de 80 años y que, según los residentes, era un taller de artesanía donde hacían todo tipo de piezas en piel.

«Recuerdo que cuando era pequeña, en la parte de atrás de la finca donde está el jardín, los dueños secaban los tejidos de varios reptiles», señala una vecina. En este sentido, dichas fuentes subrayan que el interior de este inmueble es «muy exuberante».

Relatan que los muebles de la casa fueron construidos en París, un mobiliario que, según los residentes, tiene pinceladas de colores intensos y un aire romántico. Unas imágenes que han podido contemplar gracias a las fiestas de Semana Santa, cuando las puertas de 'La casa de las pieles', así la llaman, se abrían antiguamente a la población.

La finca, que fue cedida al Consistorio hace meses, no cambiará de fisionomía, según el gobierno

Esencia

«Las escaleras revestidas en mármol que hay en la sala principal me dejan sin palabras», indican. Sin duda, esta belleza, su historia, su esencia y su solemnidad hacen de 'El Chalé' uno de los edificios más simbólicos de la localidad.

Por este motivo, la población solicita al gobierno que proyecte este espacio de uso público pensando en los vecinos. «Además de las visitas guiadas, tendrían que poner en valor esta herencia histórica, fomentando las actividades culturales», reclaman. Unas peticiones que desde el Ayuntamiento están valorando y estudiando. Según fuentes municipales, de momento, hay tres planes de actuación que tienen mucha fuerza. En esta línea, el gobierno afirma que están barajando varias iniciativas. Entre ellas, la creación de una oficia de turismo permanente, la implantación de varias salas de exposición e incluso el acondicionamiento del edificio para transformarlo en un centro de interpretación de la huerta.

«Estamos estudiando las prestaciones para darles un uso lo antes posible. Todavía estamos valorando todas las posibilidades que existen», subrayan. No obstante, indican que el proceso es largo, puesto que aún tienen que elaborar el proyecto y licitar la redacción del mismo. Sin embargo, una cosa tienen clara desde el Ayuntamiento: «No queremos tocar mucho el edificio para no alterar su esencia».

En esta línea, comparten que la casa no ha necesitado ninguna rehabilitación para conservarla. «No necesita obras para mantenerla, está en muy buen estado», agregan.

No hay que olvidar que este inmueble hace muy poco que es competencia del Consistorio. «Estaba firmado desde hace tiempo el acuerdo de cesión al Ayuntamiento, pero mientras viviese la dueña no se podía materializar la donación», explican desde el ejecutivo. En este sentido, según los vecinos, la finca pertenecía a «un ricachón de Alboraya que estuvo viviendo en Europa durante muchos años».

Con el tiempo, esta finca, ubicada en la entrada del casco antiguo, se ha convertido en todo un emblema para los vecinos.

En esta línea, según fuentes municipales, el gobierno está satisfecho porque la casa, además de poder conservar su fisonomía original, se ha integrado bien en el casco urbano del municipio.