Los últimos nichos de Benetússer

Los últimos nichos de Benetússer

El PP alerta de la falta de espacio pero el Ayuntamiento asegura que el servicio de enterramiento «está garantizado» | El cementerio ha agotado las sepulturas nuevas y sólo quedan nueve antiguas

ADA DASÍ

El cementerio municipal de Benetússer está a punto de colgar el cartel de 'completo', con tan sólo nueve nichos vacíos ubicados en la parte antigua del camposanto, y a la espera de unas obras que ampliarán su capacidad en 160 más. Esta situación, según el PP local, ha creado una gran inquietud entre la población que «está preocupada» por la futura ubicación de sus fallecidos.

Su portavoz, Laura Chuliá, explica que respecto a los nichos libres «están distribuidos en diferentes sectores antiguos y siete de ellos están en la quinta fila, la más alta, la que no quiere nadie porque es más complicado subir hasta allí para limpiar o colocar flores». Ahora este problema ya no existe porque las sepulturas se asignan por estricto orden de enterramiento o inhumación.

«Este tema nos preocupa muchísimo porque está creando alarma entre la población», añade la portavoz, quien, además, no se explica por qué «las obras del nuevo sector se están retrasando tanto y han apurado hasta llegar a esta situación».

Y es que la delegación de Cementerio está a punto de firmar el contrato para adjudicar la construcción de un nuevo módulo con 160 nichos, pero el proceso se ha ido demorando en el tiempo debido a la nueva Ley de contratos y la falta de funcionarios municipales, como apunta la concejala responsable, Dolors Tarín. La responsable asegura con rotundidad que «nadie se va a quedar sin nicho» y que el servicio «está garantizado». Además, según la edil, «la construcción del bloque prefabricado es muy rápida».

Esto no quita que, como apuntan desde las filas populares, los vecinos estén preocupados por la sepultura de sus familiares, ya que en enero la capacidad del camposanto se situaba en cuatro nichos vacíos en la zona más moderna y 20 columbarios y, ahora, una vez ocupados, se ha tenido que recurrir a la parte más antigua del camposanto.

En esta línea, desde el PP recuerdan que la licitación de las obras para la nueva nave por la junta de Gobierno local se aprobó en diciembre y que el proceso se ha demorado «demasiado» puesto que, según señalan, el tiempo estimado de las mismas es de «dos meses» y «no sabemos lo que puede pasar hasta que estén acabadas».

Chuliá achaca esta situación a la «falta de planificación» del Ejecutivo, ya que en el presupuesto del año pasado «había una partida de 100.000 euros para el cementerio y no se ha utilizado». «Este año, a pesar de las alturas en las que estamos, todavía no han presentado las cuentas generales», comenta.

Más