Tres días de tregua para el desahucio en Massanassa

Miembros de la PAH, del Frente Obrero, Stop Desahucios y vecinos se manifiestan contra el desalojo. / LP
Miembros de la PAH, del Frente Obrero, Stop Desahucios y vecinos se manifiestan contra el desalojo. / LP

El alcalde del municipio negocia con el banco propietario del inmueble la concesión de esta vivienda a cambio de un alquiler social

VANESSA HERNÁNDEZ MASSANASSA.

La incertidumbre continúa en Massanassa tres días más. La jueza del Juzgado número 3 de Catarroja paralizó ayer el desahucio de Coraima, su marido Francisco y sus hijos, de 6 y 3 años. Esta familia, que lleva más de un año ocupando de forma ilegal una vivienda, exhaló un leve hálito de esperanza tras conocer esta disposición.

Sin embargo, pese a que se ha aplazado dos veces el desalojo, la sentencia que ordena el desahucio se ejecutará dentro de tres días si no se cumple la condición interpuesta por la jueza. Según Luis Vargas, representante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en Europa, la nueva resolución judicial determina que el banco propietario del inmueble tiene un periodo de 72 horas para conceder esta vivienda a cambio de un alquiler social. Francisco ya adelantó a este medio que lleva más de un año trabajando y que «afortunadamente pueden asumir esta renta». Ahora la pelota está en el tejado de la sucursal.

«El alcalde está mediando con ellos con el objetivo de cerrar un acuerdo para que puedan continuar viviendo en esta casa», apuntaron fuentes de la PAH. Según dichas fuentes, esta solución es la más viable de todas. «Es voluntad del banco poner fin a este drama, también a ellos les interesa este convenio para no tener el piso inutilizado», argumentaron desde la entidad.

Todos confían en que este procedimiento se pueda ejecutar. No sólo esta plataforma, también socios del Frente Obrero o miembros de Stop Desahucios. Todos ellos, llevan desde el miércoles pasado apoyando y alentando a la familia Santiago. «Resistiremos aquí lo que haga falta, si las vías institucionales fallan seguiremos buscando otra solución con el objetivo de que no se muevan de la vivienda», afirmó uno de los manifestantes.

Otras opciones

Aunque la opción más «viable» es conseguir un alquiler social, a lo largo de estos días, se han barajado otras alternativas para Coraima y su familia. Según la PAH, el Consejo de Dirección de la Entitat Valenciana d'Habitatge i Sòl (EVha), dependiente de la Conselleria de Vivienda, se ha comprometido a buscar y habilitar una vivienda social.

El problema es que han solicitado 3 meses de espera para llevar a cabo este proceso. «Hablamos con el alcalde para que, durante este tiempo, asignase una vivienda municipal a la familia, pero no accedió a la propuesta», afirmaron desde la PAH.