Tres detenidos en Picanya tras un altercado con la policía

La Policía Local, en el momento de la intervención. / lp
La Policía Local, en el momento de la intervención. / lp

Uno de los agentes fue herido con cinco puntos de sutura en la cara y se precisó ayuda de autoridades de localidades vecinas

IVÁN GÓMEZPICANYA.

Tres jóvenes fueron detenidos en la noche del jueves acusados de agredir y resistirse a la Policía Local durante una intervención en el cierre de las fiestas de Picanya.

Los hechos se desataron en la calle Senyera a las 22.05, cuando uno de los asistentes a la verbena lanzó un hielo sobre los agentes, que habían acudido a la zona para garantizar el cierre del acto, que había arrancado a las cuatro de la tarde, a la hora correspondiente. La Policía Local acudió a la zona «tras recibir 4 llamadas en el transcurso de 12 minutos por la música en las casetas».

En ese momento, según mantienen varios presentes en el evento, el policía se refirió a ellos con un término que consideraron «homófobo», por lo que fue reprochado por la totalidad del público presente en la zona. Uno de los chicos que recriminó este comentario al agente fue el primer detenido de la noche, lo que desencadenó la reacción del resto de jóvenes.

Lo asistentes consideran «desmesurada» y «poco profesional» la actuación policial

A partir de ahí, el ambiente se calentó. En un vídeo al que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS se observa cómo el público comenzó a lanzar sillas, vasos con líquidos y otros objetos sobre los cuatro agentes allí presentes, uno de los cuales recibió un puñetazo en el pómulo derecho que le causó una herida con abundante sangre de cinco puntos de sutura. Según fuentes policiales, los asistentes también golpearon tanto a los agentes como a los vehículos oficiales.

Los agentes detuvieron a un joven en el acto por atentado a agente de autoridad, resistencia y desobediencia. Más tarde, según el Ayuntamiento de Picanya, los jóvenes se desplazaron al retén de la policía para tratar de evitar la detención del muchacho, momento en que los agentes efectuaron la detención de los otros dos jóvenes, que son hermanos.

En el momento del cierre de la edición, los afectados, cuya identidad se desconoce, ya se encontraban en sus casas.

Las autoridades de Picanya necesitaron el apoyo de agentes vecinos, en concreto dos patrullas de la Policía Local de Paiporta, tres dotaciones de la Policía Local de Torrent, una dotación de la Guardia Civil de Paiporta, una dotación de Guardia Civil del Perelló y dos patrullas de Policía Nacional de Torrent. Un total de 18 agentes para salvaguardar la integridad de los cuatro componentes del servicio nocturno de la policía.

Según varios asistentes a la caseta donde se celebraba la fiesta, la actuación policial fue «desmesurada» y «poco profesional», y afirman sentirse en «shock» tras presenciar el altercado: «a estas horas sigo sin asimilar lo ocurrido, se fue completamente de las manos», declaró una chica presente en el evento.

Según testigos de lo ocurrido, uno de los jóvenes detenidos tuvo que acudir al hospital en compañía de sus padres, al tener partido el labio y la nariz. La familia del afectado tiene pensado denunciar a la policía por las lesiones.

Tras el jaleo, se suspendió una actuación musical programada para esa noche, ya que, según el comunicado emitido por el ayuntamiento de Picanya, «la juventud de la localidad no respetó a los agentes de la autoridad en el ejercicio de sus funciones».

El ayuntamiento declaró que lo sucedido es un «hecho aislado», aunque según el comunicado mencionado, los vecinos de la calle Senyera se habían quejado repetidamente del «ambiente de inseguridad» creado por las actuaciones de los jóvenes en el ambiente de fiesta. «No tienen consideración con la hora de la música, miccionan en la vía pública...», denuncia el comunicado emitido.