Torrent desbloqueará el proyecto de Parc Central para construir más de 2.000 viviendas

La entrada a la ciudad por la zona de Parc Central ya urbanizada. / lp
La entrada a la ciudad por la zona de Parc Central ya urbanizada. / lp

El alcalde, Jesús Ros, anuncia que la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana es una de sus prioridades

ADA DASÍTORRENT.

En su habitual encuentro quincenal con los medios, el alcalde de Torrent, Jesús Ros, anunció la intención del Ejecutivo de desbloquear el PAI de Parc Central, la Marxadella y la calle Padre Méndez, «que es la única expansión urbanística prevista en el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y no desarrollada», como explicó.

Este plan, que se paralizó en el año 2006 tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, prevé la construcción de cerca de 2.000 viviendas con amplias zonas verdes, similares a las que existen en las otras fases ya concluidas. Según Ros, cuenta con el proyecto de reparcelación y el de urbanización, que todavía no está aprobado, «por lo que no es un proceso complicado», aunque previamente «se consultará con los propietarios y se llegará a un acuerdo con ellos».

Este impulso urbanístico propiciará «por una parte, riqueza económica y por otra se cerrará esta zona que estaba inacabada», apuntó el alcalde. «La ciudad tiene que crecer, a un ritmo pausado pero sin parar, para tener una ciudad abierta con espacios verdes y formas de movilidad sostenible», añadió.

El área de Urbanismo elaborará un estudio para llevar el agua potable a los núcleos diseminados

En este sentido, Ros avanzó que una de las prioridades de esta legislatura será concluir el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, en el que se está trabajando ya que el actual data de 1982 y está «agotado». «No nos queda espacio para el desarrollo controlado y sostenible, y Torrent no puede quedarse parada porque no avanzaríamos», comentó Ros.

En estos momentos, el documento está elaborándose a nivel interno por los técnicos municipales, con las consultas necesarias a la conselleria para preparar un plan que marque el desarrollo futuro de la ciudad en un plazo de 50 años.

Ligado a esto, el Ejecutivo también apremiará a la Conselleria para aprobar definitivamente el PEPRI del casco antiguo «que está costando más de lo prudente», señaló, lo que permitirá desbloquear temas como la rehabilitación de viviendas y calles.

Suministro

A estos temas urbanísticos que ya están en el punto de mira del equipo de gobierno para esta legislatura se les suma también «resolver los problemas estructurales de Torrent», como apuntó el alcalde, entre ellos, llevar el suministro de agua potable a los núcleos diseminados que hay repartidos en el término municipal.

La primera comisión de Gobierno después del verano aprobó hacer este encargo al departamento de Urbanismo para elaborar el documento en el plazo de tres meses que atienda estas necesidades. «Así sabremos que infraestructuras necesitamos, la inversión aproximada y el plazo de tiempo», aseguró Ros.

«Se trata de una actuación muy costosa tanto para el ayuntamiento como para los vecinos pero el informe nos dirá que pasos hay que dar cada año para acometerla», añadió.

El alcalde matizó que, actualmente, «todas las urbanizaciones tienen agua, aunque de motor, excepto el Pantano y la Colonia Buenavista que ya tienen la conexión hecha. Ahora estamos trabajando para llevarla hasta el club de tenis, a petición de los interesados».