Torrent amplía la tarjeta monedero a 95 familias

El concejal de Atención a las Personas, Francesc Carbonell, explica el funcionamiento de la tarjeta. / lp
El concejal de Atención a las Personas, Francesc Carbonell, explica el funcionamiento de la tarjeta. / lp

La iniciativa se puso en marcha el año pasado y atendió a 58 usuarios que podían utilizarla en los comercios locales adheridos

ADA DASÍ TORRENT.

Después de un año de funcionamiento de la tarjeta monedero, la Concejalía de Atención a las Personas de Torrent ha decidido ampliar el número de beneficiarios a 95 familias que, a partir de ahora, podrán comprar productos de primera necesidad en los establecimientos locales adheridos a la iniciativa.

Esta propuesta, que el equipo de Gobierno socialista llevaba en su programa electoral, se puso en marcha en el segundo trimestre de 2018 para dar cobertura social a 58 personas con un importe que rondaba entre los 50 y 165 euros en función de los miembros de la unidad familiar. Tras el éxito conseguido, de estos beneficiarios repiten 25 y a ellos se suman 70 nuevas personas que en estos momentos tienen la tarjeta en vigor y que suman 95 familias.

El concejal de Atención a las Personas, Francesc Carbonell, se reunió con los usuarios para hacerles entrega de la tarjeta y explicarles su funcionamiento. «La idea es que llegue al mayor número de beneficiarios, ya que este programa les ofrece una mayor autonomía para la adquisición de productos de primera necesidad», explicó.

La persona portadora de la tarjeta monedero, que se recarga periódicamente, puede adquirir productos de primera necesidad mediante pasarela de pago TPV en los comercios locales que estén adheridos al programa. De esta manera, «también se favorece y se fomenta el comercio local y, además, se posibilita, por ejemplo, la adquisición de productos frescos que no se suministran en el Punto de Alimentos», señaló Carbonell. El edil añadió que «la intención es seguir ampliando el programa de manera progresiva, manteniendo el servicio del reparto de alimentos».

Esta iniciativa surgió de la comisión de estudio del punto de alimentos, tras más de siete meses de trabajo, donde participaron entidades y asociaciones locales relacionados con los problemas sociales. Después, el departamento trabajó para llegar a un convenio con las entidades bancarias y los comercios locales que se sumaron a la iniciativa.

El objetivo es la autogestión de la ayuda para las familias necesitadas que eran usuarias del Punto de Alimentos con el fin de «dignificar, no estigmatizar y mejorar la autonomía».