Torrent acaba el año 2017 con la mitad de deuda

El concejal, Andrés Campos, en rueda de prensa. / lp
El concejal, Andrés Campos, en rueda de prensa. / lp

El equipo de Gobierno presenta en el pleno los resultados del ejercicio con un superávit de 4,6 millones de euros, que se destinará a inversiones

ADA DASÍ TORRENT.

El equipo de Gobierno socialista dio cuenta de la liquidación del presupuesto de 2017 en el último pleno. El concejal de Gestión de Recursos, Andrés Campos, destacó que el Ayuntamiento «se encuentra en una situación de estabilidad económica que garantiza el futuro». Entre los datos ofrecidos resaltó la disminución del endeudamiento a la mitad, «en junio de 2015 consistía en 58,5 millones de euros y cerca del 110%, se ha reducido hasta el 65%, a 31 de diciembre de 2017, quedando en 37.767.063 euros».

El superávit asciende a 4.648.291 euros, una cifra que, según Campos, «muestra el buen trabajo realizado por el equipo de Gobierno y todas las administraciones, y con el que aseguramos una buena salud y estabilidad económica para este Consistorio». El plazo medio de pago proveedores se sitúa en 26 días.

La «buena noticia, según el edil, es que por primera vez, «desde las restricciones de Montoro, el consistorio torrentino, debido a su buena gestión, podrá invertir el superávit gestionado en espacios culturales, instalaciones deportivas, mejoras en urbanizaciones, zonas verdes y seguridad, lo que beneficiará directamente en la ciudadanía». La cifra para inversiones financieramente sostenibles asciende a 4,6 millones de euros del remanente de tesorería.

Campos explicó que, con la llegada del gobierno socialista a la ciudad, «debido a la herencia dejada por el Partido Popular, hubo que poner en marcha un Plan Económico Financiero, que se aprobó a finales de 2015. Se han conseguido así, cumplir todos los objetivos sin que esto haya supuesto una merma en los servicios de la ciudad».

El edil añadió que se trata de «una gestión económica que nos permite tener una capacidad de financiación de más de seis millones de euros sin necesidad de solicitar la autorización del Ministerio, algo que no se daba en Torrent desde hace más de cuatros mandatos». Además, la previsión para el año 2018 es muy positiva, puesto que «vamos a seguir trabajando para consolidar la situación de estabilidad económica, mantener la capacidad de inversión, y seguir pagando en menos de 30 días. Todo ello manteniendo la calidad de nuestros servicios con los ciudadanos y ciudadanas».

No obstante, desde el PP, su portavoz, Amparo Folgado, criticó que «muchas de las partidas del presupuesto no se han ejecutado y algunas se han quedado en la mitad» y que en Bienestar Social, esta cifra «asciende a un millón de euros».

«Si sobra dinero de partidas se puede traspasar a otras a las que hace falta con una modificación», recriminó Folgado, junto a la «supresión de la subvención Recicla del recibo del agua, porque ha sobrado dinero del destino al que ha ido».

En respuesta, Campos, advirtió que «hay programas que se han cubierto a través de recursos provenientes de otras administraciones». Además, recordó las «importantes inversiones que se han previsto en la estrategia de desarrollo sostenible, Edusi, con 11 millones de euros, y en la que han participado la ciudadanía a través del tejido asociativo».

Tarifas de agua

Por otra parte, en la misma sesión plenaria, se aprobó la actualización de las tarifas de agua para la zona ubicada en Calicanto que comprende las urbanizaciones de Santo Domingo, Cumbres de Calicanto, Buenavista, Monte Levante y San Miguel, con un total de 2.146 abonados. La propuesta del equipo de Gobierno, procedente del consejo de Aigües de l'Horta, contó con la oposición de Guanyant y Compromís y la abstención de PP y Ciudadanos.

La explicación de voto de Compromís, a cargo del edil Víctor Medina, se centró en que «se penaliza a los usuarios que ahorran en el consumo».

Medina explicó que el incremento de precios «afecta fundamentalmente a la tarifa fija, y que esta no diferencia entre los usuarios que consumen mucha o poca agua».

El concejal también recordó que a los pozos afectados (Horteta I y II) «les puede pasar lo mismo que a los que suministraban a las urbanizaciones del Pantà, Buenavista y Falda de la Sierra, que acabaron secándose por la sobreexplotación de los acuíferos de los que dependían y la falta de control municipal de las extracciones», ya que la subida de la tarifa responde a la profundización que se va a hacer en ellos. El edil insistió en que «no se garantiza que no hayan nuevos cortes de agua».

 

Fotos

Vídeos