Más tiradoras para engrandecer la Cordà

La Cordà juvenil celebrada en el Cohetódromo. / lp
La Cordà juvenil celebrada en el Cohetódromo. / lp

Paterna se prepara para celebrar su batalla de pólvora con 356 participantes que lanzarán cerca de una tonelada de pólvora La Policía Local blinda el evento con intercomunicadores, bloques de hormigón y más de 60 efectivos

MARINA COSTAPATERNA.

La calle Mayor de Paterna ya está preparada para acoger la batalla de pólvora y fuego que tendrá lugar en la madrugada del próximo domingo. El dispositivo está a punto aunque los efectivos de seguridad y coordinación liman los últimos detalles para que el engranaje de la fiesta encaje a la perfección.

Una de las cifras más llamativas de la Cordà 2019 es el nuevo aumento del número de tiradoras, ya que cerca del 30% de participantes serán mujeres, según confirmaron ayer fuentes municipales.

En total, 356 personas lanzarán, en poco más de veinte minutos, unos 70.000 cohetes, el equivalente a cerca de una tonelada de pólvora. La cifra exacta del material pirotécnico que se va a emplear nunca se da a conocer por motivos de seguridad.

El uso de dispositivos de comunicación en la calle Mayor mejorará la vigilancia Un arco de seguridad irá aportando los datos personales de todos los tiradores

Ante la dificultad de organizar un acto de estas características, la Policía Local de Paterna trabaja sin descanso para coordinar todo el operativo. «Aunque en este tipo de celebraciones la situación de riesgo cero no existe, se ha procedido a protocolarizar todos y cada uno de los pasos a seguir para minimizar al máximo la peligrosidad que un evento pirotécnico de esta envergadura conlleva», según explica el Comisario Principal de la Policía Local, Rafael Mestre.

Los agentes son los que controlan «la custodia y traslado del vehículo que porta el material explosivo, el desalojo de la calle Mayor, la descarga y reparto de los cajones con el material pirotécnico, el acceso de los tiradores a sus puestos, y la retirada del vallado perimetral, minutos antes del comienzo, para evitar intrusiones de personas no autorizadas».

Este año dotar al personal de seguridad, por primera vez, de intercomunicadores en la calle Mayor «va a permitir tener conocimiento inmediato de cualquier imprevisto que pudiera producirse, teniendo contacto directo con el puesto de mando avanzado». Todo el entramado quedará blindado para la celebración. El entorno de la calle Mayor permanecerá cortado con vallas y bloques de hormigón sellarán los principales accesos a la zona de fuego para evitar la posible entrada de vehículos no autorizados. Los tiradores pasarán por un arco de seguridad donde los brazaletes aportarán sus datos personales, con fotografía incluida.

Mañana sábado tendrá lugar la Cordà en el cohetódromo, una cita que permite visualizar, con más comodidad y posibilidades en cuanto a espacio, la batalla pirotécnica. El domingo, a las 13.30 horas, se celebrará la Cordà tradicional en la calle Mayor, el momento álgido de las fiestas.

Mientras, los tiradores y tiradoras más jóvenes han disfrutado también de la pólvora con las Cordàs que ha acogido el cohetódromo esta semana. Los niños se convirtieron en los protagonistas durante la celebración de las tiradas organizadas por la Federación Interpenyes, el Consejo Sectorial de la Cordà y el Ayuntamiento.

Así, la Cordà querubin, las infantiles y las juveniles han congregado a 131 participantes. Todos los niños que habían asistido previamente a la Escoleta del Foc pudieron participar tras aprender a manipular y tirar cohetes con seguridad. El turno de la Cordà Juvenil contó con 48 tiradores y tiradoras que, como novedad de este año, recibieron de manos del alcalde, Juan Antonio Sagredo y la concejala de Turismo, Cultura y Fuego, Teresa Espinos, un brazalete rojo de seguridad como los que se utilizarán en la calle Mayor este domingo.

Los diferentes espectáculos contaron con los rituales propios de la Cordà, como el paso de la corneta por la jaula, en el que participó la concejala Espinosa, o el encendido de la bengala verde que dio comienzo a los diferentes espectáculos de fuego que hicieron las delicias de las decenas de asistentes que se acercaron hasta el cohetódromo.