El tanatorio de Catarroja reabre con una sala tras más de un año cerrado

El tanatorio de Catarroja ubicado en el polígono industrial, junto a la Pista de Silla. / lp
El tanatorio de Catarroja ubicado en el polígono industrial, junto a la Pista de Silla. / lp

La empresa prevé contar con todos los servicios a primeros de 2019 para evitar que los vecinos se desplacen a otros municipios

ADA DASÍ CATARROJA.

Los vecinos de Catarroja ya no tendrán que desplazarse a los municipios de alrededor para utilizar los servicios funerarios que hasta hace un año prestaba una empresa privada y que cerró por reformas. La mercantil anunció la apertura de una de sus tres nuevas salas para cubrir las necesidades de la población el pasado mes de julio.

Desde la dirección del centro se afirma que esta remodelación, que comenzó hace dos años y que finalizará a primeros de 2019, «supone una importante apuesta para la adecuación y mejora de las prestaciones funerarias que estará al servicio de los 27.000 habitantes del municipio situado en la comarca de l'Horta Sud».

A pesar de la apertura, continua la remodelación de las instalaciones «con el fin de adaptarse a los nuevos criterios sociales y necesidades detectadas en las personas en lo que a servicios al fallecimiento se refiere», como señalan fuentes de la empresa. Por ello, advierten que el tanatorio «verá reducido su número de salas, de ocho a tres, de acuerdo a las necesidades reales de la población», aunque contará con otros servicios como zona vending y aparcamiento gratuito.

El Consistorio aparca el proyecto de construir unas instalaciones públicas, pero no lo descarta

Respecto a las estancias señalan que «además de dotarlas de espacios con mayor intimidad y calidez para las familias, la reforma supone un salto cualitativo en la comodidad ofrecida a los visitantes».

También apuntan que, a su vez, «se refuerza el abanico de alternativas, para la personalización de los servicios al fallecimiento en base a las nuevas tendencias de la sociedad, con un amplio servicio de floristería y una cuidada exposición de lares, urnas y arcas».

Tras el cierre de las instalaciones, las protestas de los vecinos no se hicieron esperar, ya que esto suponía tener que trasladar los sepelios a los municipios vecinos como Albal, Alfafar o Massanassa, con la incomodidad que esto implica por los desplazamientos y en esos momentos tan delicados para las familias de los fallecidos.

Ante esta situación el Ayuntamiento anunció un proyecto para la construcción de un tanatorio municipal en los terrenos aledaños al cementerio de titularidad pública, aunque tras la noticia de la empresa de reabrir sus puertas «hemos aparcado el proyecto», como señala el alcalde, Jesús Monzó.

«Ahora ya no es una prioridad, pero no lo descartamos porque tenemos el espacio y el municipio no tiene crematorio ya que el actual tanatorio no incluye este servicio, pero tendría que ser a través de una concesión porque no disponemos de medios», añade el alcalde.

Durante este tiempo en el que las instalaciones, ubicadas en el polígono industrial, junto a la Pista de Silla, han estado cerradas, el Ayuntamiento «ha instado en varias ocasiones a la empresa a que agilizara los trámites y los permisos pertinentes para su reapertura, ante la necesidad de que este servicio estuviera activo en el municipio», apunta Monzó.

 

Fotos

Vídeos