Silla inicia la última fase para reconducir las aguas pluviales

La zona donde se van a realizar las obras. / lp
La zona donde se van a realizar las obras. / lp

El proyecto cuenta con un presupuesto total de 6,2 millones de euros a cargo de la Generalitat y evitará las inundaciones en el casco urbano

ADA DASÍ SILLA.

Esta semana comienzan las obras de la última fase del proyecto de ampliación del colector de pluviales, modulación y entrega de caudales, y recuperación medioambiental del sistema de drenaje en la partida de la Bega de Silla. Esta importante actuación que supone evitar las inundaciones en el casco urbano del municipio con una correcta evacuación de aguas hacia la huerta cuenta con un presupuesto de 6,2 millones de euros a cargo de la Generalitat Valenciana, a los que hay que sumar más de medio millón de euros más por las expropiaciones.

El objetivo del proyecto es transportar las corrientes generadas por las lluvias en el interior del núcleo urbano desde el perímetro exterior de la CN-332 hasta su entrega final en el marjal y la Albufera, a través de los actuales drenajes que ofrecen los colectores de San Roque y el azarbe de la Rambleta y dos nuevos a cielo abierto. Esta red de drenaje y saneamiento se renovó en las dos fases anteriores del proyecto.

Ahora, se ha diseñado una red de salida de aguas pluviales compuesta por tres colectores, un azarbe final y una balsa de laminación vertedero que, en conjunto, manteniendo siempre la presencia de agua, actúa como elemento de decantación y sedimentación, con la doble función de laminación y reparto del caudal vertido. De esta forma se garantiza que el agua que vaya a parar al arrozal no esté contaminada.

Para acometer estas obras, desde el próximo 6 de mayo y hasta aproximadamente un mes y medio, se procederá a la reordenación del tráfico de la pista de Silla a su paso por la avenida Alicante. Para ello, se desviará el tráfico que proviene desde Alicante, a la altura de la rotonda situada en San Roque, y se concentrará la circulación de los dos sentidos en un único carril hasta la altura de la calle de la Torreta.

Con estas obras, se mejorará considerablemente el drenaje del agua y evitará que salga por el alcantarillado cuando llega a su máxima capacidad.

Por otra parte, y en la misma línea, el mes pasado el Ayuntamiento conseguía que el Ministerio de Fomento realice las obras de desviación de las pluviales que llegan a la Pista de Silla desde Alcásser y Picassent hacia el barranco de Tafarra.

La ejecución de este nuevo proyecto, valorado en cinco millones de euros, supone aumentar la capacidad de contención de estas aguas, actualmente en 13.000 metros cúbicos y que se incrementará hasta los 20.000 metros cúbicos con una canalización de ocho metros de ancho desde el punto donde se encuentran las compuertas que inundan la pista de Silla hasta las láminas situadas en Tafarra.

El alcalde, Vicente Zaragozá, señaló que «este es un gran logro, porque una vez conseguido que el núcleo urbano no se inunde tras las obras realizadas en estos cuatro años, eliminamos también el riesgo de inundación desde la Pista de Silla».