Rocafort incluye la huerta, el casco antiguo y la Bonaigua dentro de su catálogo de bienes

Una vecina de Rocafort pasea por la huerta del municipio. / lp
Una vecina de Rocafort pasea por la huerta del municipio. / lp

Este municipio es uno de los primeros de la Comunitat que protegerá, además del patrimonio cultural, el acervo natural

VANESSA HERNÁNDEZ

El Ayuntamiento de Rocafort amplía su catálogo de protecciones con el objetivo de incluir dentro de esta lista el patrimonio natural y paisajístico del municipio.

Este incremento busca preservar la huerta, el terreno forestal de la Bonaigua, el núcleo histórico o el paisaje de la Colonia y de Santa Bárbara. «Entre todos reforzaremos un Rocafort respetuoso, bonito, amable y acogedor», destacó el concejal de Urbanismo, Eduard Comeig. Desde el Ayuntamiento llevan redactando la ampliación de este catálogo más de dos años. Un proyecto que ha convertido a esta localidad de l'Horta Nord en uno de los primeros municipios de la Comunitat que integra en su lista de protecciones, además de los bienes culturales, los de patrimonio natural y de paisaje.

Para llevar a cabo este aumento, el Consistorio ha tenido que modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). «Con esta ampliación, hemos pasado de proteger 24 elementos inmuebles a conservar 159 en total», subrayaron fuentes municipales. Sin embargo, desde el Ayuntamiento también buscan la participación de los vecinos de Rocafort.

Por este motivo, el jueves se aprobó en el pleno abrir un periodo de intervención ciudadana para que la población pueda presentar alegaciones, consultas o alguna petición. «La colaboración conjunta ayudará a mejorar la confianza, la convivencia y el prestigio de la localidad». Además, el concejal de Urbanismo señaló que esta consulta vecinal permitirá que la ciudadanía conozca con detalle la propuesta municipal.

Modificación

Esta ampliación del catálogo ha posibilitado integrar el estudio de cada elemento en profundidad para definir qué partes tienen valor y cuáles no. De esta manera se conocerá qué inmueble se podrá rehabilitar conservando - siempre- las zonas protegidas. En esta línea, al incluir la conservación natural, el PGOU protegerá, en este ámbito, 11 inmuebles más de los que integraban el plan.

Entre ellos, el suelo de la huerta, la cueva de Rocafort, el patrimonio arbóreo local, las vías pecuarias o el terreno forestal. Respecto al paisaje, el PGOU protege ahora La Colonia, a Santa Bárbara, el casco histórico y los jardines que recaen en la acequia de Moncada. Además, según fuentes municipales, la nueva lista define cuáles son las infraestructuras verdes que hay preservar: elementos de patrimonio cultural, conectores ambientales, espacios con valor natural y paisajístico o zonas afectadas por riesgos naturales. Este estudio es importante porque a la hora de edificar o rehabilitar cerca de estas zonas hay que tener en cuenta la conservación de estos elementos.

«Hay que evitar la construcción de edificios en zonas inundables y hay que disminuir las alturas en las construcciones nueva», subrayaron fuentes del Ayuntamiento. Asimismo, en el catálogo se proponen nuevos Bienes de Relevancia Local como la Villa Contat o el Chalet Dinnbier. Esta categoría permite contar con subvenciones de otras administraciones a la hora de su rehabilitación.