Rocafort adelanta el cierre de la piscina al rescindir el contrato con la empresa

La decisión del Ayuntamiento está avalada por un informe técnico y el objetivo es de «garantizar la calidad del servicio»

A. DASÍ ROCAFORT.

La piscina municipal de verano de Rocafort cerrará sus puertas una semana antes de lo previsto, después de que el Ayuntamiento decidiera ayer clausurar las instalaciones y suspender el contrato con la empresa encargada del mantenimiento «por la deficiente gestión del servicio». Esta decisión, tal y como señalan fuentes municipales, «está avalada por los informes técnicos del Consistorio».

La piscina se puso en funcionamiento al público a mediados del mes de junio y se había anunciado que estaría dando servicio hasta el 15 de septiembre. Desde el Consistorio han señalado que «lamentan profundamente» las molestias ocasionadas a los usuarios de este servicio público y han anunciado que se iniciará el procedimiento para reclamar a la empresa la responsabilidad contractual en la que pueda haber incurrido por las deficiencias detectadas.

El alcalde, Víctor Jiménez, advierte que «estamos estudiando el caso y depuraremos las responsabilidades legales necesarias de la mercantil por la deficiente gestión». Jiménez explica que «tomamos esta medida urgente para preservar la calidad de este servicio público y esperamos que la nueva empresa adjudicataria comience a trabajar lo antes posible y en las condiciones óptimas que todos deseamos».

En la última acta sanitaria se advierte que «las instalaciones están en mal estado higiénico»

Por ello, ya se han iniciado los trámites para «contratar una nueva empresa que pueda solucionar las deficiencias detectadas y que se encargue para el próximo verano», tras resolver el contrato por «incumplimientos».

En la resolución de alcaldía en la que se decreta el cierre, se enumeran las actas de inspección sanitaria donde se reflejan problemas con el cloro, que obligaron a cerrar en una ocasión, y el requerimiento a la empresa de las mediciones de los valores de agua del mes de agosto. La última, del 7 de septiembre, señala que «las instalaciones se encuentran en mal estado higiénico» y entre las deficiencias advierte la «presencia abundante de moho y verdín en juntas baldosines de ambos vasos, y el piso de las duchas del recinto piscina con mucha suciedad». «Asimismo, el agua del vaso de recreo está verde, pese a que los valores de control de rutina son correctos, por lo que se cierra hasta que las condiciones sean correctas».

Fotos

Vídeos