Roban el vallado de una protectora en Torrent

El terreno con la valla y después del robo. / lp
El terreno con la valla y después del robo. / lp

Felcan cifra en cerca de 6.000 euros el coste del material sustraído que rodeaba los terrenos donde se ubicará el futuro refugio

ADA DASÍ TORRENT.

La sorpresa fue mayúscula cuando los miembros de la protectora Felcan acudieron a celebrar una jornada de convivencia familiar en los terrenos que posee en Torrent para su futuro refugio. El vallado de la parcela de más de 10.000 metros cuadrados había desaparecido, serrado con una herramienta especial en su base y desmontado tramo a tramo, dejando solo la puerta de acceso.

«Los ladrones han tenido que tomarse su tiempo», explicaban desde la asociación, y «debían de tener algún vehículo grande para poder llevarse las vallas». «Esperamos que por lo menos lo que han sacado lo utilicen para comer», ironizaban.

La consternación invadió a los presentes que en lugar de ir a pasar una velada disfrutando con sus animales, acabaron lamentando este acto vandálico que da un poco al traste con sus expectativas de acabar la construcción del refugio de animales 'Oasis', o lo que ellos denominan un centro de recuperación y adopciones, que tanto esfuerzo y trabajo les está constando.

La protectora ha presentado una denuncia ante la comisaría de la Policía Nacional de Torrent en la que explican que los hechos se han podido producir en un plazo de cinco meses, ya que el solar está ubicado en una zona de huerta, apartada del núcleo urbano y con poco tránsito de vehículos. En total, el material sustraído asciende a 246 metros de valla de acero galvanizado y reforzado, más los paneles de 2,5 metros de ancho por dos de alto y los postes para encajarlos.

El coste del vallado asciende a más de 6.000 euros, sin contar la mano de obra, aunque en toda la primera fase de la construcción del refugio, la protectora desembolsó más de 22.000 euros. «Tendremos que recoger muchos tapones para poder suplir este robo», comentaban desoladas, ya que la asociación no cuenta con ayudas de la administración pública y sus ingresos provienen de donaciones particulares, una campaña de teaming, la recogida de tapones y actos benéficos que realizan a lo largo del año con mucho esfuerzo.

Con todo esto y una buena dosis de ilusión por crear un refugio «diferente», adquirieron este solar, ubicado en el término de Torrent, en 2009. «Han sido muchos los trámites a seguir, desde el propio proyecto hasta la solicitud de varios permisos, ya que hasta siete administraciones e instituciones públicas han tenido que aprobar la instalación del refugio antes de conceder la declaración de interés comunitario», señalan.

Con todos los trámites ya solucionados y el visto bueno de la administración, la protectora puso manos a al obra y decidió iniciar la primera fase de construcción con el vallado del solar en 2016. No fue solo por iniciativa propia, sino obligada por la situación ya que la zona asfaltada se utilizaba para carreras ilegales de coches y botellón. Además, también venía impuesto por la legislación.

Ahora, tras este acto vandálico, Felcan está planteándose seguir con la segunda fase, ya que en ella se contempla la instalación de los suministros como la fontanería y la red eléctrica y podría ser un reclamo más para los ladrones. «Tendremos que esperar porque sino van a empezar a dejarnos animales en la parcela como ocurre en otras protectoras y no estamos preparadas para recogerlos», explican, aunque añaden que «seguiremos luchando».

Desde la asociación hacen una llamada a las instituciones públicas «para que abran los ojos ante estas situaciones» porque, como otras muchas, «estamos desbordadas y no tenemos apoyo». Además, este mismo año el Ayuntamiento de Torrent, se comprometió con el de Valencia a buscar una ubicación en su término para crear un refugio municipal de animales compartido, cuando ya existen estas instalaciones de Felcan. «Tuvimos conversaciones con ambos pero no hemos obtenido respuesta de momento», comentan.

Tampoco es lo que pretenden, ya que la asociación ha concebido el centro como un «oasis» para los animales abandonados donde puedan descansar, recuperarse y rehabilitarse para integrarse sin problemas. En esta línea, tendrá capacidad para 150 perros y 30 gatos, con caniles, enfermería y zonas de recreo.

 

Fotos

Vídeos