Quart de Poblet reduce la contaminación a la mitad con toldos y lonas fotocatalíticos

La primera localidad europea en instalar textiles con dióxido de titanio logra reducir los niveles nocivos en varias zonas del casco urbano

MARINA COSTA QUART.

Los toldos que instaló Quart de Poblet para tratar de atajar la contaminación en varios puntos del casco urbano han hecho su cometido. Los textiles fotocatalíticos han logrado reducir los niveles nocivos en un 50%.

El primer municipio europeo en instalar estos toldos especiales, a través del programa europeo Photocitytex de la Union Europea Life+, ha logrado tratar la contaminación del aire en entornos urbanos por medio de telas fotocatalíticas.

Las pruebas se han realizado mediante la colocación de dichos toldos en el colegio Ramón Laporta y en el túnel de la avenida 9 d'Octubre, un punto de tráfico denso al lado de la autovía A3. Tras dos años y medio de trabajo, con 58 semanas de mediciones, 15.370 muestras tomadas y análisis realizados, y dos campañas intensivas de verano e invierno, los resultados han sido «muy satisfactorios». Las telas han reducido los óxidos de nitrógeno entre un 35 y un 50%, en función de la época del año, según las mediciones realizadas. Un valor añadido ha sido la detección de una disminución de otros gases como el tolueno, emitidos por los coches.

Los expertos encargados del proyecto explicaron durante unas jornadas los resultados obtenidos. Estos textiles para toldos y lonas llevan dióxido de titanio y con la exposición solar son capaces de transformar sustancias muy nocivas, como los óxidos de nitrógeno, en otras menos perjudiciales (nitritos y nitratos) que se pueden eliminar a través del agua, por ejemplo. Este programa está coordinado y liderado por el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM), en colaboración con el Ayuntamiento de Quart, la Asociación de Investigación de la Industria Textil (Aitex) y Legambiente y Next Technology Tecnotessile.

En conclusión, «aunque no es un método de descontaminación definitivo, los textiles fotocatalíticos pueden complementar otras medidas menos populares para ayudar a alcanzar valores más saludables (como restricciones del tráfico), lo que hace que estas sean menos severas para la ciudadanía», destacaron en la exposición. Así, se destacó que las autoridades consideren «esta solución dentro de sus planes de gestión medioambiental por sus claros beneficios sobre el aire urbano y sobre la salud». La alcaldesa, Carmen Martínez, destacó que Photocitytex ha permitido a Isabel Tornero, con formación en el sector de la moda, iniciar el desarrollo de un proyecto para incorporar los tejidos fotocatalizadores al uniforme de los jardineros del Ayuntamiento.