Quart implanta sistemas de drenaje sostenible para urbanizar parte del polígono

La Confederación Hidrográfica del Turia autoriza esta actuación que desbloquea el proyecto al dar solución a los vertidos pluviales

M. COSTA QUART.

Un sistema de drenaje sostenible permitirá urbanizar la zona oeste del polígono de Quart de Poblet. La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha dado luz verde definitivamente al uso de Sistemas de Drenaje Urbano Sostenible (SUDS) para poder abordar la urbanización de la zona industrial oeste, bloqueada debido a que «no existía una solución para la gestión eficaz de la evacuación de aguas pluviales, dependiente de las obras de adecuación de la cuenca del Poyo, que vierte a la Albufera».

El proyecto se ha desarrollado desde las concejalías de Planificación Territorial y Sostenibilidad, que dirige Juan Medina, en colaboración con la Universitat Politècnica de València. Su objetivo, tal como recoge el informe de la Comisaría de Aguas, es «dar una solución al tratamiento y vertido de las aguas pluviales, resolver la problemática existente en el ámbito y servir de base para determinar, en un futuro, la solución definitiva a la que se acogerán los instrumentos de planeamiento y el proyecto o los proyectos de urbanización que serán los que realmente definan las infraestructuras de la zona».

Se abre así la posibilidad de urbanizar tanto para el Ayuntamiento como para los particulares asentados ya en la zona o aquellos que tengan proyectos futuros de urbanización.

Estos sistemas de drenaje tienen como misión captar, filtrar, retener, transportar, almacenar e infiltrar el agua.

Esta inclusión permite gestionar el agua de lluvia «sin generar excedentes al Barranco del Pozalet». Para ello se usan techos verdes, áreas de biorretención (jardines), franjas filtrantes o cunetas vegetadas o pavimentos permeables. El objetivo es generar espacios o ciudades 'esponja'.

Por otro lado, está muy avanzado el proyecto de mejora del polígono Masía d'Espí y del Nou d'Octubre, con una subvención del Ivace de 600.812 euros. El objetivo es reordenarlos y mejorar su imagen dotándoles de más espacios verdes, además de conectarlos con el casco urbano y otras poblaciones mediante un carril bici. También se acometerá la instalación paulatina de cámaras de seguridad.