El PSPV de Paiporta se niega a aceptar el despacho adjudicado desde alcaldía

la nueva dependencia asignada al PSPV de Paiporta. / lp
la nueva dependencia asignada al PSPV de Paiporta. / lp

Los socialistas se sienten «ninguneados» y exigen que por ley tienen que tener unas dependencias municipales «habitables y acondicionadas»

VANESSA HERNÁNDEZ PAIPORTA.

El Ayuntamiento de Paiporta volvió a ser testigo de otro conflicto político entre Compromís y el PSPV de Paiporta. El lunes por la mañana, la portavoz socialista, Maribel Albalat se encontró su despacho «invadido» por el edil de Compromís, Guillem Montoro. Según Albalat, se llevaron su ordenador personal y lo dejaron en el suelo del departamento de informática con el propósito de conseguir su traslado a otra oficina del Consistorio.

Sin embargo, la portavoz socialista adelantó a LAS PROVINCIAS que no acepta las nuevas dependencias municipales que le han adjudicado. «Hace unos meses este vestíbulo sufrió un desprendimiento del techo y humedades». Además, aseguró que dentro de dos semanas se iniciarán unas obras en este espacio. Desde el lunes, los socialistas no tienen ningún despacho en el Ayuntamiento porque se niegan a utilizar la sala actual. Por lo tanto, otra nueva disensión tuvo lugar entre los exsocios del Ayuntamiento que se prolonga desde que el PSPV decidiera abandonar el Gobierno.

Tras romper el pacto, el ejecutivo local, formado ahora por Compromís y Podeu, repartió las concejalías que hasta el momento asumían los socialistas (Bienestar Social, Comercio y Empleo). En este sentido, según fuentes municipales, el antiguo despacho que utilizaba Maribel Albalat es una dependencia municipal del edil de Bienestar Social. «No pertenece a ningún partido ni concejal, se beneficia el edil que asuma esta delegación», afirmaron. Además, dichas fuentes, aseguraron que, a través de escritos, informaron a Albalat que tenía que abandonar esta dependencia. Por su parte, la portavoz socialista subrayó contrariada que «el equipo de Gobierno no les había dado ninguna explicación» y que simplemente piden lo que les toca por ley; un despacho «habitable y acondicionado» para poder llevar a cabo el trabajo de oposición.Además, afirmaron que el vestíbulo anexo a la dependencia será rehabilitado en dos semanas. «Es una falta de respeto que nos hayan trasladado aquí», subrayaron. Además, destacaron que es un espacio donde antes había trabajadores del departamento de personal y, desde hace tiempo, ya no trabaja nadie en esa planta.

Por su parte, fuentes municipales aseguraron que el despacho para los socialistas reúne «todas las condiciones» y «se reformó para solventar las filtraciones de agua». También subrayaron que la planta que se va a rehabilitar es la cuarta, no la quinta y que no hay más espacio disponible. Dichas fuentes también acusaron a Albalat de haberse negado a entregar las llaves y el teléfono móvil.

Sin embargo, la portavoz socialista destacó que lo entregaría en el momento de tener un nuevo despacho con las condiciones adecuadas. Por su parte, el PP emitió un comunicado exigiendo a ambas formaciones la suspensión de insultos a través de las redes sociales y confirmó a LAS PROVINCIAS las declaraciones de Albalat. «Nosotros tendemos la mano a los socialistas, esta semana llamaré a Maribel», según el portavoz del PP, Vicente Ibor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos