PSOE y Compromís siguen negociando un pacto en Sedaví y Catarroja

Las formaciones intercambian propuestas sobre el reparto de delegaciones para definir el próximo equipo de gobierno

A. DASÍSEDAVÍ.

Los pactos de gobierno en Sedaví y Catarroja están todavía por definir a tres días de la investidura del nuevo alcalde. En ambas localidades, la legislatura pasada, PSOE y Compromís estuvieron al frente del ejecutivo sin que hubiera tensiones entre ellos.

En Sedaví, el objetivo de ambas formaciones es llegar a un gobierno de «progreso», aunque con dos reuniones ya realizadas siguen negociando el reparto de delegaciones para cada uno de los ediles que formarán el nuevo ejecutivo.

Compromís ha descartado la alternancia en la alcaldía que quedará en manos del socialista José Cabanes los cuatro años. En esta legislatura, sí que la hubo a pesar de que el PSOE superó en número de votos y concejales a Compromís, pero el objetivo de desbancar al PP, vencedor de las elecciones, y crear un gobierno progresista hizo que ambos partidos cedieran posiciones y se alternarán la vara de mando por dos años cada uno.

Los comicios han situado a los socialistas en una posición más ventajosa con siete ediles, frente a los tres de Compromís, y como la fuerza más votada. Según Cabanes, los programa electorales de ambos «coinciden casi en un 90%», por lo que en principio, no habrán grandes dificultades para repetir el acuerdo.

En Catarroja la situación es más complicada y las negociaciones se han detenido en espera de que los socialistas se reúnan en asamblea el jueves. El PSOE expuso a su socio de gobierno la intención de ostentar la alcaldía dos años, una propuesta que no cayó bien en las filas de Compromís, la fuerza más votada en los pasados comicios y con siete concejales, uno más que los socialistas.

Tras la negativa, el PSOE no ha movido ficha, mientras que Compromís hizo un comunicado invitándoles a reflexionar y seguir trabajando para llevar a adelante un «gobierno de progreso». No obstante, al ser la fuerza más votada, Compromís tendría la alcaldía en la segunda vuelta si no se pusieran de acuerdo ambas formaciones de aquí al pleno de investidura que será el próximo sábado.

También está pendiente el gobierno de Benetússer, que podría repetir pacto entre las mismas formaciones.