Premio a la superación

Su obra. Pintar ha sido, desde los cinco años, su pasión. Ya ha expuesto en Nueva York / lp
Su obra. Pintar ha sido, desde los cinco años, su pasión. Ya ha expuesto en Nueva York / lp

La Federación de Asociaciones Ciudadanas de Torrent y comarca premia la labor de este torrentino que sufre parálisis cerebral El artista Javi Planells ha pintado con la boca más de 250 cuadros y da charlas sobre la diversidad funcional

ADA DASÍ TORRENT.

«Si quieres, puedes». Este es el lema que siempre ha estado presente en la vida de Francisco Javier Planells Alós, Javi como le llama todo el mundo, todo un ejemplo de superación que nadie puede negar y por el que ha recibido el premio de la Federación de Asociaciones Ciudadanas de Torrent y comarca (FAC). Y es que la parálisis cerebral hipertónica que padece, desde poco después de nacer, a causa de la vacuna de la viruela, no ha sido nunca un límite para este torrentino.

Su diversidad funcional que lo ha acompañado durante toda su vida ya no es un problema. A sus 46 años ha conseguido ser más o menos autónomo. Le ha costado mucho, más que a cualquier otra persona, han sido casi 20 años de esfuerzo, pero ahora, hace lo que le gusta sin que nada le pare.

Cuando se le pregunta por el premio su cara se ilumina, más que nada porque no lo esperaba y porque ha sido escogido por 45 entidades que conforman la federación. «Es como un sueño muy bonito, un reconocimiento que me ha hecho mucha ilusión. Es emocionante pensar que puedes ser un ejemplo para alguien», comenta, y es que no es para menos.

La vocación artística le llego a los cinco años cuando comenzó a pintar con la mano izquierda con la que tenía más movimiento pero a los 14 años ya no podía coger nada, y cuatro años después, en los talleres del colegio de Educación Especial La Encarnación le propusieron pintar con la boca. Con la práctica llegó a conseguir un sueño que quería hacer realidad.

Desde hace 20 años, Javi forma parte de la Asociación de Pintores con boca y con pie y en todo este tiempo ha pintado cerca de 250 cuadros. Al mismo tiempo, entró a formar parte de la Asociación Auxilia, que le ayudó a formarse para enfrentarse a la vida y que él califica como «el tronco principal de mi superación». Cuando ya consiguió la autonomía que buscaba pasó de ser usuario a convertirse en voluntario.

A través de Auxilia y de la asociación de pintores da charlas en los colegios y escuelas infantiles para sensibilizar sobre la diversidad funcional. Cuando cuenta anécdotas de sus encuentros con los niños y jóvenes se le ilumina la cara. «Les hago que se pongan muchos caramelos en la boca y que traten de hablar para que comprendan mis dificultades a la hora de expresarme», explica. También les enseña, a través de un taller, cómo pintar con la boca.

La impresión entre los alumnos es que Javi es un «superhéroe», comenta María, su asistente auxiliar desde hace 12 años, y no van desencaminados. Su interés por dar a conocer aspectos de la diversidad funcional le ha llevado a trasladar estas charlas a las universidades e institutos, donde se explica a través de un programa informático. «Nadie que tenga una discapacidad se tiene que quedar en casa. Aunque tengas un problema físico, si quieres, puedes», explica.

«Yo les digo a los alumnos de los colegios o a las universidades, en las charlas de sensibilidad, que estar así en una silla de ruedas, no es un impedimento para crear nuestros proyectos de trabajo pero tenemos que luchar un poquito para conseguir los objetivos de cada uno de nosotros, en esta vida, con ilusión, y tesón», apunta.

Travesía a nado

Esta filosofía le llevó el año pasado a hacer la travesía a nado del puerto en aguas abiertas. «Creía que me tendría que recoger la lancha escoba pero conseguí acabarla en media hora», bromea con orgullo. Para ello ha estado practicando natación y entrenando durante seis años, y ya está pensando en la competición de este año y para la que se ha propuesto un nuevo reto, «nadar sin aletas».

Además de todo esto, es un gran aficionado a la Boccia que practica dos tardes a la semana y que junto a su compañero, Iván Alemany, consiguieron quedar los segundos en el Campeonato de España celebrado en Sevilla, con el club Amics de la Boccia. Pero los logros de este torrentino van más allá. También hace exposiciones de sus obras que han llegado hasta la galería Crisolar, en Nueva York, y están recogidas en el libro 'Maestros Contemporáneos' de la Editorial Oliveras. En esta faceta de artista, Javi participa en la Red Proyecto Social Discapacidad Tecnológica, para ayudar a las personas que necesitan ordenadores, móviles, tablets para poder comunicarse, y tiene su propio canal de YouTube.

No hay nadie ni nada que le frene, ni barreras físicas que no pueda superar, así lo ha demostrado en todo este tiempo en el que reconoce que «he tenido que decir algunas mentirijillas a mi madre para que me dejara ser más autónomo» y comenta como un logro su viaje solo a Madrid.

Tras él, su madre, Teresa, sonríe ante esta confesión de su hijo. Ella lo entiende a la perfección, a pesar de las dificultades que tiene para hablar. Es una mujer fuerte y luchadora que ha sabido enfrentarse a la vida anteponiendo siempre el bienestar de su hijo, «solo yo sé por lo que hemos pasado», comenta.

Y es que en el mundo de la diversidad funcional todavía hay mucho camino por recorrer para la integración de estas personas en la sociedad y muchas barreras que romper, aunque con esfuerzo y superación se pueden conseguir grandes logros, solo hay que mirar el ejemplo de Javi.