La CHJ pone carteles para advertir sin una prohibición expresa

La Confederación Hidrográfica del Júcar es el organismo que localiza los puntos negros y la encargada de instalar la cartelería adecuada advirtiendo de la situación de peligrosidad y riesgo a los posibles usuarios. No obstante, el derecho al baño está recogido en la Ley de Aguas y su uso común no requiere autorización para practicarlo y tampoco puede prohibirse, pero la CHJ lo que hace es marcar los lugares donde no es recomendable nadar por la proximidad a presas, infraestructuras hidráulicas, de regadío o hidroeléctricas. El objetivo de esto es el de contribuir, en la medida de lo posible, a evitar los eventuales accidentes que se producen derivados de la práctica del baño.