La Pobla culmina el expediente para subastar el hotel abandonado desde hace 30 años

El edificio L'Àncora, abandonado y en desuso. A la derecha, el interior derruido. / lp
El edificio L'Àncora, abandonado y en desuso. A la derecha, el interior derruido. / lp

El Consistorio presentará en el próximo pleno el informe de la venta forzosa de l'Àncora para empezar ya con la adjudicación de la obra

VANESSA HERNÁNDEZ LA POBLA.

El Ayuntamiento de la Pobla tiene listo el expediente que tramita la subasta pública del hotel l'Àncora. Según fuentes municipales, este documento se presentará en la sesión plenaria del 20 de diciembre para que el pleno apruebe el pliego de condiciones y, así, adjudicar la parcela a un nuevo propietario.

Entre estos requisitos está el importe de tasación del inmueble, un valor que el Ayuntamiento hará público tras el pleno porque, según fuentes municipales, al forzar la venta de un solar mediante subasta puede variar el precio de l'Àncora en función de las valoraciones y las ofertas.

En este sentido, hace más de un año y sin haber tasado oficialmente el inmueble, el alcalde de la Pobla, Enric Palanca habló de un posible precio de salida de entre 1 y 2 millones de euros. Durante todo este tiempo, ha estado abierto el plazo para participar en el concurso de selección que convocó el Consistorio con el objetivo de que las empresas interesadas presentaran sus proyectos urbanísticos.

Tras la venta, el nuevo propietario tendrá un plazo de un año para edificar el solar El resto de viviendas inactivas de la localidad seguirán el mismo camino que este inmueble

Al no haber iniciativas, se realizará esta venta forzosa mediante subasta. La finalidad del Ayuntamiento es que este edificio abandonado se convierta en un hotel en el 2019. «Es urgente darle un uso ya al edificio», afirmaron fuentes municipales.

30 años en desuso

Este inmueble inacabado, que lleva más de 30 años en desuso, sufre las consecuencias de un eterno abandono. Según fuentes vecinales, durante este tiempo, se han tapiado varias veces las entradas porque se colaban okupas y drogadictos. Además, las estructuras están dañadas e invadidas por pintadas, cristales rotos, paredes agrietadas y roedores que campan a sus anchas. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? Hace más de 30 años, este inmueble fue promovido por una sociedad que vendió las viviendas a 80 propietarios diferentes.

Este negocio supuso una infracción urbanística puesto que la parcela es de uso terciario, es un terreno destinado para un fin turístico y no está permitido ser utilizado como vivienda habitual.

Según fuentes municipales, la sociedad se extinguió tras cometer este fraude inmobiliario y estafar a los propietarios. Este es el origen de una situación que se ha ido alargando en el tiempo por varios factores. Entre estas causas están las diferencias entre los 80 propietarios (madrileños, holandeses, ingleses) porque nunca llegaron a ningún acuerdo para el uso del solar; podían derribar lo construido y devolver el terreno a su situación original o convertirlo en un hotel.

Por otra parte, el Ayuntamiento, tras inscribir la parcela en el registro de propiedad municipal, tuvo que esperar años para poder declararlo en ruinas y, así, poder llevar a cabo su derrumbe. Se demoró este expediente porque, aunque el estado interno del inmueble es insalubre, la estructura se ha conservado intacta durante años. Sin embargo, según declaraciones del alcalde de La Pobla, pese a que el terreno y el edificio son de titularidad privada, con este prolongado abandono el Ayuntamiento tiene derecho a promover y dar solución al inmueble.

Estas medidas están recogidas en el expediente que presentará el equipo de Gobierno en el pleno. Según Palanca, este documento «dará el pistoletazo de salida» para la ejecución de un proyecto urbanístico en garantías.

En este sentido, el expediente sostiene que, tras la subasta, el nuevo adjudicatario tendrá un plazo de uno año para hacer la obra y no dos como se pensó en un principio. Además, se mantendrá el uso terciario del suelo y el nuevo propietario tendrá que construir un edificio para uso turístico con las mismas características que el actual. Es una edificación que tiene más de 100 habitaciones y consta de 5 alturas.

Una vez expuesta esta valoración del terreno, las empresas interesadas tendrán un mes para presentar sus ofertas y pujar a través de la página web del Ayuntamiento.

L'Àncora no es la única construcción de la localidad que ha sido abandonada por sus propietarios a lo largo del litoral de l'Horta Nord. «Si los titulares de estos inmuebles no cumplen con la obligación de edificar, los solares seguirán el mismo camino que este hotel», afirmó Palanca.

 

Fotos

Vídeos