La 'Patrulla Antiplàstic' recorre Alcàsser

La promotora de la iniciativa, Txetxe, con sus hijos y otros miembros de la patrulla. / lp
La promotora de la iniciativa, Txetxe, con sus hijos y otros miembros de la patrulla. / lp

Txetxe Folch, vecina de la localidad, ha lanzado la propuesta para inculcar en sus hijos el respeto por el medio ambiente y la cultura del reciclaje

ADA DASÍALCÀSSSER.

Una vez por semana, desde hace dos meses, la 'Patrulla antiplàstic' recorre en bicicleta los caminos de huerta que rodean Alcàsser para recoger aquellos residuos plásticos que ensucian la naturaleza. Lo hacen con el único propósito de aportar su granito de arena al cuidado y respeto del medio ambiente.

La iniciativa, que se ha extendido por el municipio como la pólvora, partió de Txetxe Folch, madre de dos hijos de 10 años -Iván y Dario-, que un buen día decidió inculcar los valores del reciclaje a los pequeños. «Al principio no lo entendían y me preguntaban por qué tenían que recoger ellos algo que no habían tirado», explica. «Ahora su concienciación llega hasta tal punto que me devuelven la bolsa de basura vacía para que la reutilice», destaca Txetxe.

El pasado junio, cuando los niños ya estaban de vacaciones, la madre decidió pasear en bici y, al mismo tiempo, recoger todos los plásticos con los que se encontraban a su paso por la huerta y por el barranco. «Hemos recogido de todo, desde botellas, bolsas o latas hasta bidones de productos que utilizan los agricultores», apunta.

«Busco un técnico de medio ambiente, quiero hacer un proyecto más integral», indica la impulsora

Lo que empezó siendo una experiencia familiar ha sobrepasado estos límites y se ha extendido a vecinos y amigos de vecinos e, incluso, el Colectivo Soterranya de Torrent, que promueve el transporte sostenible, se interesó por ella para cederles un enganche de bicicleta con el que poder recoger más plásticos. Ahora la patrulla tiene más miembros que se han sumado a la iniciativa.

Repercusión

«Estoy muy contenta con la repercusión que está teniendo la idea. La gente me escribe y me pregunta como puede colaborar y yo les digo que salgan en bicicleta y hagan lo mismo. Se ve que tienen ganas e interés», señala Txetxe.

Por ello, madre e hijos crearon al superhéroe 'Antiplàstic' y ahora están diseñando dibujos para hacer camisetas, con el fin de que cunda el ejemplo.

«Estoy buscando a algún técnico de medio ambiente para que me aconseje como gestionar toda esta colaboración y hacía dónde dirigir nuestros esfuerzos para hacer un proyecto más integral», comenta la mujer, «pero sin presión porque yo sólo soy una madre que quiere enseñar a sus hijos». Hay veces que la patrulla llega cargada hasta los topes con residuos que depositan en los contenedores correspondientes pero su labor va más allá de la limpieza. «Luego hacemos una pequeña reflexión todos juntos», explica Txetxe.

En estas tertulias se han dado cuenta de que los más pequeños «son los que más esperanzas tienen» en que las cosas cambien, a pesar de que en dos días vuelven sobre sus pasos y el camino está tan sucio como antes. «También hacen propuestas sorprendentes y muy interesantes de como evitar la contaminación de los plásticos y fomentar el reciclaje», comenta.

Estos valores, Txetxe, al igual que otros miembros de la patrulla, los trasladan a su vida diaria. «Intentamos consumir menos plástico, llevando bolsas de tela. En casa hemos cambiado bastante al cristal e intento comprar en los supermercados a granel, aunque no somos radicales», añade, «con pequeños cambios cada uno en su casa diariamente, creemos que podemos ir mejorando».

Aunque ahora la patrulla está descansando, en septiembre volverá la iniciativa de nuevo con más fuerza y nuevos superhéroes para luchar contra el plástico. Mientras, aconsejan que en estas vacaciones «nadie se olvide de reciclar y recoger envases que se encuentren por ahí tirados».