Paterna remodelará la torre de vigilancia de La Vallesa tras 18 años para mejorar la seguridad

Parte del dispositivo de control de La Vallesa, durante la visita al punto de vigilancia del Parque Natural. / LP
Parte del dispositivo de control de La Vallesa, durante la visita al punto de vigilancia del Parque Natural. / LP

El Ayuntamiento prepara esta primera remodelación integral para reforzar el control del Parque Natural, que también dispone de la cámara térmica 24 horas

MARINA COSTA PATERNA.

Paterna prepara la primera remodelación integral de la torre de vigilancia de La Vallesa, tras casi dos décadas de actividad, para reforzar la seguridad de la estructura metálica y facilitar las labores de control de la masa boscosa del Parque Natural desde lo alto de la plataforma.

El Ayuntamiento ya dispone de una partida inicial de 90.000 euros, procedentes del Plan de Servicios y Obras Municipales de la Diputación de Valencia, para iniciar los trabajos de remodelación.

El proyecto ya elaborado contempla aumentar la plataforma superior, desde donde se realizan las labores de vigilancia, reemplazar la escalera de acceso y mejorar el aislamiento de la caseta con paneles acristalados tintados y reforzados. También se elevarán las barandillas.

Los trabajos tienen como objetivo «la mejora sustancial de las condiciones de seguridad y uso de la torre para facilitar las tareas que se realizan en este punto estratégico de referencia, en caso de emergencia o cuando se decreta nivel 3 de Previfoc», según destacaron ayer desde la Corporación paternera.

En el año 2015 el Ayuntamiento ya efectuó una inspección exhaustiva de la torre mediante la colocación de un andamio, el paso previo necesario para la colocación de una cámara térmica de detección de incendios.

En tiempo real

Dicho elemento funciona las 24 horas del día y permite enviar avisos al centro de control de la Policía Local y vigilar en tiempo real el Parque Natural de La Vallesa.

El Ayuntamiento, dentro del dispositivo general de control de este entorno protegido, ha sumado este año un nuevo hidrante en la zona del Pozo de Santa Julia, frente a la Lloma de Betxí, reforzando la protección del bosque ante el aumento del riesgo de incendios por las altas temperaturas.

Además, hasta el próximo mes de septiembre, la Brigada especial de Vigilancia, dependiente de la empresa municipal Gespa, se ha reforzado con 4 nuevos operarios, que se suman a los miembros de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local, voluntarios de Protección Civil y a la Brigada de Vigilancia Forestal municipal.

El alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo, acompañado por la concejala de Infraestructuras, Núria Campos y el Jefe de la Policía Local, Rafael Mestre, visitaron ayer la torre y supervisaron los nuevos dispositivos contra incendios.

Durante la visita, el primer edil pudo conocer de primera mano el funcionamiento de la cámara térmica instalada en la torre, que permite detectar focos de calor a una distancia superior a los tres kilómetros y que se suma a una cámara óptica que posibilita grabar en 360 grados toda la masa boscosa, facilitando las tareas de vigilancia y prevención de incendio.

Tal y como explicó el alcalde, «estas cámaras están operativas las 24 horas del día y ante cualquier conato de incendio mandan una señal al centro de control de la Policía Local, donde están instaladas unas pantallas que permiten tener vigilado a tiempo real el Parque Natural de la Vallesa». Además, Sagredo destacó que las imágenes también pueden verse desde dispositivos móviles, «de manera que los agentes pueden estar vigilando desde cualquier lugar, permitiendo reducir el tiempo de reacción ante cualquier posible riesgo».

Por su parte la concejala de Infraestructuras, Nuria Campos, resaltó que dentro del plan de prevención de incendios «se incluye una red de hidrantes que este año suma uno nuevo en la zona del Pozo de Santa Julia, frente a la Lloma de Betxí así como veinte detectores de humo distribuidos por la masa forestal de La Vallesa», para reforzar la protección del bosque ante las altas temperaturas que se alcanzan durante los meses de verano y que aumentan el riesgo de incendios.

Así mismo, la concejala explicó que «a los medios técnicos ya disponibles, se suman los medios humanos con los que cuenta el municipio y que están formados por la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local y voluntarios de Protección Civil, así como por la Brigada de Vigilancia Forestal municipal».

Además, también se ha reforzado la Brigada especial de Vigilancia dependiente de la empresa municipal Gespa, pasando de los 2 a los 6 operarios que, hasta el próximo mes de septiembre, trabajarán por parejas de lunes a domingo en turnos, ampliables en función de las necesidades detectadas.

Fotos

Vídeos