Paterna refuerza el dispositivo de seguridad de la Cordà con más agentes y sanitarios

Un momento de la Cordà del año pasado. / jesús signes
Un momento de la Cordà del año pasado. / jesús signes

Setenta personas, entre Policía Local, Nacional, Bomberos, Protección Civil y un Hospital de Campaña, formarán parte del equipo de control

MARINA COSTAPATERNA.

La batalla de pólvora que ensordecerá Paterna el último domingo del mes de agosto dispondrá este año de un reforzado dispositivo de seguridad. Paterna ha iniciado la cuenta atrás para su fiesta más internacional y para ello ya está preparando la maquinaria encargada de blindar la Cordà y todos los actos de pólvora de sus Fiestas Mayores.

Más de 70 efectivos, entre Policía Local, Policía Nacional, Bomberos, Protección Civil y equipo médico sanitario conformarán el dispositivo de seguridad de este año, que incorpora más agentes policiales y facultativos en el Hospital de Campaña que se instalará junto a la zona de fuegos. Así, el número de Policías Locales pasará de 25 a 30 agentes y el equipo médico dispondrá de cuatro profesionales más, en concreto, dos médicos y cuatro enfermeros.

El perímetro de seguridad que cada año se fija en torno a la calle Mayor será el mismo de años anteriores y también se volverán a cortar accesos y calles de todo el entorno, con la colocación de bloques de hormigón de hasta 700 kilos de peso. Este sistema, empleado por primera vez el año pasado para rematar el blindaje de la Cordà y los espectáculos de fuego, volverá a emplearse en esta edición, junto a la veintena de New Jerseys que ya se venían instalando. El sellado de estos elementos anti-intrusión impedirá el acceso de vehículos no autorizados al entorno de la zona de tiro, que ocupará unos 150 metros de vía, aproximadamente.

Los bloques de hormigón para cerrar accesos y los brazaletes luminosos volverán a emplearse

Los brazaletes luminosos con chip también volverán a utilizarse este año en la Cordà. Esta iniciativa, adoptada por el Ayuntamiento en el año 2016, permite reforzar la seguridad de los participantes. Estos dispositivos permiten ubicar a los tiradores durante la fiesta y pueden cambiar de color, si alguno de los protagonistas sufre algún accidente o quiere salir del recinto, en caso de producirse algún tipo de emergencia. Además, permiten distinguir a los diferentes grupos asistentes con tres colores identificativos: rojo, para los participantes; verde, para ayudantes de carassetes y azul para el personal de seguridad de la Cordà y Policía.

Otra actuación que también se volverá a llevar a cabo este año es la identificación con señales luminosas de los patios de la calle Mayor, durante la Cordà, para facilitar el trabajo de los servicios de emergencia ante cualquier incidente.

Pintura

La calle permanece totalmente a oscuras durante la intensa batalla de fuego. Así, para señalizar las casas, se dibujará con pintura reflectante el número de la vivienda en las planchas de madera que se colocan en los portales para evitar daños, con lo que se reconoce «fácilmente» las direcciones y el tramo que se pueda ver afectado.

El dispositivo de control también aumentará para cubrir los conciertos que tendrán lugar en Villar Palasí. «El incremento de efectivos será de hasta un 50%, teniendo en cuenta que nos encontramos en Alerta 4.

Para estos espectáculos el control del aforo será también telemático», según detallaron ayer fuentes policiales consultadas.