Paterna pone vigilancia policial 24 horas en la finca del miedo tras otro incendio intencionado

Emergencia. El alcalde convocó una reunión extraordinaria el sábado para analizar los daños con todas las áreas. / lp
Emergencia. El alcalde convocó una reunión extraordinaria el sábado para analizar los daños con todas las áreas. / lp

El Ayuntamiento extrema las precauciones en el edificio ocupado mientras prosigue el tapiado de pisos y pedirá colaboración a la Generalitat para el realojo

MARINA COSTA PATERNA.

La Policía Local ha intensificado la vigilancia en la finca del miedo de Paterna tras un nuevo suceso. Esta vez, un incendio intencionado, en una de las viviendas que ya habían sido tapiadas de la planta baja, volvió a encender este fin de semana las alarmas en este 'polvorín' situado en el poblado barrio de Santa Rita.

El fuego se originó, al parecer, en un sofá que ardió rápidamente, provocando una densa humareda en todo el edificio. Muchas de las familias que ocupan buena parte de los pisos salieron a la calle.

Este suceso ha obligado a poner vigilancia policial de 24 horas en los alrededores de la finca para evitar nuevos altercados o incidentes. Este incendio «ha sido provocado y muy probablemente se haya producido a raíz de los trabajos de tapiado que se están llevando a cabo en el edificio», indicaron ayer fuentes municipales.

Reunión urgente

El alcalde, Juan Antonio Sagredo, convocó el sábado una reunión de urgencia, con todas las áreas implicadas, para evaluar los daños y poner en marcha un nuevo dispositivo de vigilancia y limpieza.

El Ayuntamiento ya ha acometido el cerramiento de 21 viviendas. En el inmueble quedan otras 19 en las que residen sólo cuatro familias propietarias. El resto, están ocupadas ilegalmente.

El Consistorio «está trabajando de lleno con Servicios Sociales y Policía Local para realojar a los titulares y evitar el efecto llamada para que las viviendas ya tapiadas no vuelvan a ser ocupadas», explicó ayer el concejal de Protección a las Personas y Participación Ciudadana, Julio Fernández.

El siguiente paso será coordinar la desocupación del resto del inmueble para proceder a su derribo, tras declararse la ruina económica de la construcción y para acabar con los graves problemas de insalubridad y conflictos que arrastra la malograda finca desde hace años. Para ello, el Ayuntamiento de Paterna pedirá colaboración a las Consellerías de Inclusión Social y Vivienda para resolver los realojos. Mientras, el Consistorio va a hacerse cargo de la limpieza de todas las zonas comunes del edificio y de los pisos que se vayan a ir tapiando para retirar las montañas de escombros, muebles y basura que se acumulan en rellanos y patios interiores.

De hecho, la brigada encargada de los trabajos de cerramiento ya ha retirado «más de ocho camiones repletos de todo tipo de enseres abandonados como colchones, sillones, mobiliario roto, puertas, ventanales y todo tipo de basura acumulada. En algunas viviendas ha sido necesario retirar primero los montones de escombros para poder acceder a las mismas», explica el jefe de la Policía Local, Rafael Mestre.

Esta actuación cierra más de tres años de trámites y gestiones para acabar con una zona especialmente conflictiva. El Ayuntamiento también costeará el derribo de otro edificio en ruinas de Santa Rita, tal y como ya avanzó LAS PROVINCIAS, dentro de un plan de regeneración del barrio. Se hará a través del programa del Fondo Europeo de Desarrollo Feder, con el que se ha implementado una Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (Edusi), a través del denominado Plan Actúa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos