Paterna inicia los trabajos para proteger un centenar de edificios durante la Cordà

Los operarios colocan una reja en uno de los portales de la calle Mayor de Paterna. / lp
Los operarios colocan una reja en uno de los portales de la calle Mayor de Paterna. / lp

Este año, como novedad, se identificará el número de los portales cubiertos con una señal luminosa para los servicios de emergencia

ADA DASÍ PATERNA.

Un total de nueve operarios de la empresa municipal Gestión y Servicios de Paterna, Gespa, han iniciado el montaje de las estructuras que protegen los edificios de la calle Mayor donde transcurre la Cordà, que se celebra cada año el último domingo de agosto. Los trabajos consisten en la instalación de enrejados y planchas de metal y madera en balcones y ventanas de las viviendas, y escaparates de los comercios, para evitar el impacto de los más de 70.000 cohetes que se lanzarán en el evento.

Durante las próximas semanas, los operarios trabajarán a jornada completa, en horario de 7:30 a 21:30 horas, cinco por la mañana y cuatro en horario de tarde, para colocar las primeras protecciones. La concejala de Tradicions, Cultura i Foc, Paqui Periche, señala que «se trata de un trabajo muy meticuloso que requiere proteger con enrejado y planchas de metal y madera las más de 50 fachadas que conforman la calle Mayor».

Periche advierte que «los comercios de las plantas bajas, serán los últimos en protegerse para no entorpecer la actividad tanto de los comerciantes como de los vecinos y vecinas del municipio». La edil señala que durante la Cordà se disparan en esta calle más de 70.000 cohetes lo que se traduce en unos 1.000 kilos de pólvora en apenas 20 minutos, «por lo que resulta fundamental intensificar los trabajos de protección para evitar, en la medida de lo posible, daños en las ventanas, balcones y fachadas».

Nueve operarios de la empresa pública trabajan para colocar las protecciones

Con esta actuación, Paterna está preparada para disfrutar de uno de los actos más destacados de sus festejos patronales y declarado como Fiesta de Interés Turístico nacional, ya que el cohetódromo acabó de montarse hace unos días en la explanada de las Coves del Palau y la Torre.

Durante cerca de dos semanas, una brigada especializada, formada por cinco operarios de Gespa, se encargó de levantar esta estructura que cuenta con más de 500 metros de superficie. Tal y como explicó Paqui Periche, «cada pieza de la estructura está numerada y se custodia durante todo el año en dependencias municipales hasta el momento de su montaje, que se realiza bajo estrictas medidas de seguridad» y, además, es revisada por un técnico especializado.

Más seguridad

Extremar las medidas de protección y seguridad para evitar accidentes en la Cordà es uno de los objetivos del Consistorio paternero. Por ello, además de proteger los edificios, este año se ha introducido una novedosa medida para que, en caso de que se registre algún accidente, poder facilitar el trabajo de los servicios sanitarios.

La iniciativa consiste en colocar una señal luminosa en los patios de las fincas y viviendas, que permanecen tapados y cubiertos, en el que se indica el número de portal, lo que ayudará a los servicios de emergencias a identificar el lugar donde se ha producido el incidente o a la hora de evacuar a algún herido, ya que durante la Cordà la calle permanece totalmente a oscuras y son muchos los vecinos que observan el espectáculo pirotécnico desde las terrazas.

Entre estas medidas destinadas a reforzar la seguridad, en 2016, se introdujo el brazalete luminoso que este año también llevarán los 363 tiradores que participarán en el acto. Además de permitir el acceso a la calle Mayor y controlar el aforo, el dispositivo cambia de color cuando el tirador ha sufrido algún percance o quiere salir del recinto. También se ha incrementado el dispositivo de seguridad con 120 agentes.

 

Fotos

Vídeos