Paterna inicia la cesión de la residencia de discapacitados a la conselleria tras las obras

Visita a parte de las instalaciones del centro. / lp
Visita a parte de las instalaciones del centro. / lp

El Ayuntamiento culmina la ampliación y pone el complejo a disposición de la Generalitat para que pueda abrirse a principios de 2019

MARINA COSTA PATERNA.

El Ayuntamiento de Paterna ya ha iniciado los trámites de la cesión de la residencia de discapacitados y futuro centro de día a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas para que el complejo pueda abrirse a comienzos del próximo año.

Los trabajos de ampliación del centro «están a punto de terminar. La actuación ha dotado al edificio de dos nuevos módulos, que junto al edificio principal, tendrán capacidad para 38 usuarios».

Estas áreas «se alzan sobre dos parcelas municipales de 1.494 y 2.997 metros cuadrados cada una, cedidas por el Consistorio paternero a la Conselleria con el objetivo de desbloquear esta infraestructura, abandonada durante años por el Partido Popular».

El Consistorio entregó los terrenos necesarios para desbloquear el proyecto tras nueve años

La esperada instalación está «lista para que la Generalitat la pueda equipar y poner en marcha lo antes posible. Así se le ha notificado ya por escrito a la vicepresidenta y responsable de la Conselleria, Mónica Oltra», según ha explicado el teniente alcalde de Protección de las Personas y Participación Ciudadana del Consistorio, Julio Fernández.

Dos inversiones

El Ayuntamiento «ya ha cumplido su parte del acuerdo, expropiando y cediendo a su Conselleria los terrenos donde se ubica el centro de día y residencia, además de destinar dos subvenciones millonarias, del Gobierno de España y de la Diputación de Valencia, a la redacción y ejecución de dicha instalación», destaca el edil.

Una primera fase del complejo fue financiada a través de los fondos del segundo Plan E del Gobierno en el año 2009, con un coste de 2,4 millones de euros. Para ello, el Ayuntamiento cedió los terrenos, valorados en 4,4 millones.

Desde la Conselleria «se esgrimió que los módulos de dicho complejo eran insuficientes para que el servicio fuera viable. Ante esta situación de bloqueo y la gran necesidad de las familias por tener a las personas con diversidad funcional e intelectual a su cargo bien atendidas, mantuvimos reuniones bilaterales», siendo la última de ellas en julio de 2016, junto al colectivo afectado.

En aquel encuentro, «Ayuntamiento y Conselleria, llegamos al compromiso de solucionar este problema heredado de gobiernos anteriores del Partido Popular».

Por todo ello, la Corporación solicita a la Conselleria que actúe «con la mayor diligencia» para que «a la mayor brevedad posible se ponga en funcionamiento este servicio tan importante y vital para las personas afectadas», subraya Fernández.

El centro de día y la residencia están ubicados en la carretera de Manises, un edificio, construido hace ocho años, que permanecía pendiente de las dotaciones reclamadas.

El Ejecutivo paternero cedió a la Conselleria de Políticas Inclusivas los terrenos para construir los dos módulos que faltaban. La construcción se paralizó cuando sólo se había construido un módulo de la residencia, con plazas para 12 internos, lo que impedía su puesta en funcionamiento, ya que para que «fuera viable económicamente» eran necesarios los dos.

«Esta ha sido una de nuestras prioridades porque sabemos de la necesidad que tienen muchísimas familias. La apertura de este centro cubre, por tanto, una demanda histórica».

Los retrasos en la construcción del edificio han obligado durante años a numerosas familias, no solo de Paterna sino también de otros puntos de la comarca de l'Horta como Quart de Poblet y Manises, a tener que desplazarse a poblaciones más o menos cercanas que dispusieran de estos servicios.

La nueva instalación dispondrá, entre otras instalaciones, de una amplia cocina industrial y un comedor para dar servicio a residentes y usuarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos