Paterna inicia la adecuación del puente cerrado sobre la CV-31 tras cuatro años de trámites

La conexión, tras la retirada del vallado y el inicio de la obra. / lp
La conexión, tras la retirada del vallado y el inicio de la obra. / lp

El Consistorio acomete las obras de forma subsidiaria para abrir esta reclamada conexión que nunca se ha usado desde su construcción en los años ochenta

MARINA COSTA PATERNA.

La conexión más esperada para enlazar el campus de Paterna de la Universitat de València con el barrio de La Coma y Mas del Rosari acaba de entrar en su recta final. Tras cuatro años de trámites, pruebas de carga y trabajos de auscultación, el Ayuntamiento de Paterna acaba de comenzar las obras de adecuación de dicho puente, sobre la carretera CV-31, para poder abrir, por fin, esta reclamada infraestructura, cerrada desde que se construyó en los años ochenta.

El Consistorio está acometiendo ya de manera subsidiaria las labores de adecuación necesarias para darle uso al puente. Los trabajos arrancaron el 3 de octubre y se extenderán durante dos meses, con un coste superior a 100.000 euros.

Eso sí, la apertura del puente está «condicionada a la recepción, por parte del Ayuntamiento, del vial perímetral que va desde el puente hacia el parque científico, cuyo agente urbanizador es la Universitat de València. El Ayuntamiento está manteniendo conversaciones con la universidad para agilizar esta recepción y que el puente pueda estar operativo cuanto antes», destacó ayer la concejala de Urbanismo, Eva Pérez.

Esta actuación pone fin a «años de bloqueo» entre la Universidad y el Ayuntamiento Más de 6.000 vecinos llevan todo este tiempo esperando que se habilite la infraestructura

El vial

«Desde que entramos a gobernar hemos licitado la redacción del proyecto de adecuación, hemos hecho la prueba de carga y licitado la ejecución de la obra», explicó la concejala. Así, «en cuanto el agente urbanizador, que es la UV, adecue el vial al que da acceso el puente, el Ayuntamiento recepcionará esa parte del sector y abrirá la infraestructura».

El puente se levantó a principios de los años ochenta, dentro de las obras de urbanización del antiguo polígono residencial «'Accesos Ademuz', promovido en su día por el Ministerio de la Vivienda y por el Instituto Nacional de Urbanización», según recoge el proyecto de adecuación.

En los trabajos se ejecutaron dos pasos superiores gemelos sobre la actual CV-31. El situado en el tramo norte sigue cerrado al tráfico desde su construcción. La conexión nunca llegó a abrirse, pues el entorno quedó sin urbanizar, y el asunto entró en un largo embrollo judicial y administrativo entre el Consistorio y la Universidad.

En 2015, tras los trámites efectuados por el Ayuntamiento para tratar de desbloquear el caso, la Conselleria le autorizó a realizar obras de auscultación, prueba de carga y los trabajos de adecuación del puente. El pleno acordó también asumir las responsabilidades derivadas de la ejecución de las obras de adecuación y de la conservación y explotación posterior del paso.

En febrero de 2016 se iniciaron los trabajos de auscultación del puente y también se efectuó la prueba técnica de carga y el proyecto de adecuación que determinaron el buen estado del enlace.

El Consistorio repercutirá los costes de estos últimos trabajos «a la universidad, de manera subsidiaria. La entidad debía hacerse cargo de esta intervención, como agente urbanizador de la zona, pero al no obtener respuesta, decidimos asumir nosotros la actuación».

Más de 6.000 vecinos llevan estos años esperando la conexión entre el barrio de Mas del Rosari-La Coma y el campus universitario para evitar rodeos de hasta tres kilómetros de distancia para cruzar al otro lado.

El Parc Científic, zona a la que accederían directamente los residentes de estos dos barrios paterneros, se encuentra en el sector del término municipal de Paterna lindante con la localidad de Burjassot, de ahí que esta conexión sea para los afectados «un enlace fundamental».

Desde la Universidad siempre han defendido que ya se había cumplido «con todo lo pactado» y que, por tanto, no debían «asumir ninguna actuación urbanística extra».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos