Paterna cuelga de nuevo a sus alcaldes

Los cuadros, ya instalados en la denominada 'Sala de las Alcaldías'. / lp
Los cuadros, ya instalados en la denominada 'Sala de las Alcaldías'. / lp

Un informe del cronista oficial de la Villa determina no eliminar los de época franquista al formar parte de «nuestra historia local» Los polémicos cuadros retirados hace cuatro años del salón de plenos estrenan sala especial sin excepciones

MARINA COSTA PATERNA.

Paterna ha vuelto a colgar los cuadros de sus 27 alcaldes, cuatro años después de que se decidiera retirarlos temporalmente del salón de plenos, a raíz de la polémica que generaron las peticiones de eliminar cuatro de época franquista.

Los cuadros, que han permanecido custodiados en el archivo municipal durante todo este tiempo, acaban de estrenar una sala específica en el Casino de la Plaza del Pueblo, una vez concluidas las obras de rehabilitación del inmueble, y no falta ninguno. El Ejecutivo ha decidido cololocarlos todos, «sin excepciones».

Un informe elaborado por el cronista oficial de la Villa, Camilo Segura, aconseja que todos los cuadros de alcaldes de Paterna, «sin excepciones, se ubiquen en el mismo lugar porque forman parte del patrimonio histórico y del legado común de Paterna»

El conjunto ocupa toda una pared del Casino en un espacio que se ha denominado 'Sala de las Alcaldías' y que se ha acompañado de carteles que indican el periodo de gobierno correspondiente de cada uno de ellos.

Aunque alcaldes como Enrique Vargues, José Romero y Lorenzo Agustí «no han dado autorización para que se les confeccione su retrato, su imagen se incorporará a la serie pictórica en el momento que así lo requieran y autoricen».

Un lugar «institucional»

Este nuevo emplazamiento «es un sitio emblemático, institucional, completamente restaurado, accesible y adaptado a personas con movilidad reducida, que confiere un valor histórico e institucional a estos cuadros que forman parte de la memoria histórica de Paterna». En este sentido, el informe del cronista detalla que «en modo alguno se ha de proceder a la destrucción o eliminación de ninguno de los cuadros, ya que forman parte del patrimonio histórico y del legado común de Paterna». Es más, en el propio informe se puntualiza que el lugar donde eventualmente se ubiquen estos retratos «debería contener todos los cuadros sin excepción», con el fin de que «no se produzca corte cronológico alguno, por razones históricas y de comprensión misma de nuestro pasado».

Respecto a estos retratos, el cronista también considera que «los 27 cuadros representan figuras que, al margen de las diversas circunstancias históricas, políticas e ideológicas, poseen un marcado carácter institucional» y que, en base a ello, «deberían instalarse en una dependencia municipal que disponga del debido decoro y significación, dado que todos ellos, sin excepción, forman parte de nuestra historia local».

Representantes de la Corporación municipal y los familiares de los últimos alcaldes y alcaldesas que ha tenido el municipio, y que han dado su consentimiento para dibujar su correspondiente retrato como primeros munícipes, se reunieron ayer en el recién reformado casino.

Durante el encuentro, los asistentes pudieron contemplar los nuevos retratos confeccionados correspondientes a Sara Álvaro, Francisco Borruey y Elena Martínez, que se unen a la serie histórica compuesta por estos 27 cuadros.

La polémica sobre los cuadros generó una densa polvareda política. El PP inició una campaña de recogida de firmas para que no se retirara ningún retrato, resaltando que a dos de los alcaldes que se pedía suprimir se les había concedido la Medalla de Oro de la ciudad. Además aseveraban que los retratos no vulneraban la Ley de Memoria Histórica.

Cuatro años después, parece que esta decisión no logrará tampoco el 'quorum'. Desde Compromís per Paterna resaltaron ayer que seguirán defendiendo «el cumplimiento de la memoria histórica. Exponer en lugares públicos municipales una colección de cuadros de personalidades del régimen franquista, junto a alcaldes elegidos democráticamente es un sinsentido. Los alcaldes y alcadesas elegidos democráticamente sí que deberían estar en el salón de plenos», destacaron. «Cuando volvamos al Gobierno encargaremos un estudio jurídico para garantizar el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en la exposición de alcaldes, calles y otras denominaciones de escuelas, todavía pendientes por la inacción del alcalde».