Paiporta invertirá 1,2 millones para rehabilitar Villa Amparo con parte del remanente positivo

Partel del inmueble Villa Amparo. / lp
Partel del inmueble Villa Amparo. / lp

El Ayuntamiento liquida el presupuesto de 2018 con unas cuentas sin deuda y pese a afrontar tres expropiaciones por valor de 3,8 millones

MARINA COSTA PAIPORTA.

Paiporta ha liquidado el presupuesto de 2018 con 7,1 millones de remanente positivo de tesorería que se destinarán, en parte, a finalizar la esperada rehabilitación de Villa Amparo. Para esta obra, el Ayuntamiento invertirá 1,2 millones.

El Consistorio ha afrontado tres expropiaciones por valor de 3,8 millones, «ha dejado a cero la deuda heredada de 6,7 millones y celebrará un pleno, la próxima semana, para aprobar las Inversiones Financieramente Sostenibles de este año, que incluyen el emblemático edificio de la calle Valencia».

Así, con la liquidación del presupuesto, las arcas municipales tienen un remanente positivo de tesorería de 7.101.331 euros. La cantidad es similar a la heredada en el año 2015, «aunque la deuda en aquel momento era de 6,7 millones. El actual equipo de gobierno dejó la deuda con los bancos a cero en 2017». Sin deuda y con un periodo medio de pago a proveedores por debajo de lo que marca la ley, el equipo de gobierno propondrá nuevas Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS).

La moción a presentar incluye la finalización de la rehabilitación de Villa Amparo, «la emblemática casa de verano de la familia Olcina situada en la antigua carretera de Valencia, propiedad municipal, que el anterior gobierno se dejó sin finalizar». La memoria económica elaborada por el departamento de Urbanismo para finalizar la rehabilitación prevé una inversión de 1.238.239 euros, a ejecutar entre este año y 2020.

El Ayuntamiento de Paiporta se encuentra en situación de rematar «un proyecto que no se había podido abordar antes, entre otros motivos, porque en esta legislatura se han afrontado expropiaciones millonarias enquistadas durante años en largos procesos judiciales».

También porque en las inversiones aprobadas a lo largo de la legislatura se ha dado «prioridad a conservar el patrimonio público», y dotar de infraestructuras necesarias y pedidas durante años, «como han sido la nueva pista de patinaje de velocidad o la reconversión de la piscina de verano».

En cuanto a las expropiaciones, por un lado, el Ayuntamiento ha adquirido el solar para la nueva zona verde de la calle Sant Ramon, donde se han invertido 470.154 euros solo en la adquisición del terreno. Este proyecto se encuentra «actualmente en el tramo final de su construcción, y se prevé que se pueda abrir al público en el mes de junio».

Además, el pasado mes de noviembre también se publicaba la sentencia del contencioso por el solar anejo a la piscina cubierta, por el que el Ayuntamiento ha abonado 1,4 millones de euros por 19.002 metros cuadrados, que irán destinados en zona verde y deportiva, y dónde está prevista la construcción de un nuevo pabellón cubierto.

Por último, en 2017, otra sentencia «marcaba el precio de los viales de la calle Mestre Serrano en 1,9 millones de euros».