Pacientes y médicos denuncian temperaturas de hasta 38 grados en las urgencias de Burjassot

Una de las tres torres de refrigeración de las que dispone el centro, con un cartel en el que se explica su manejo. / lp
Una de las tres torres de refrigeración de las que dispone el centro, con un cartel en el que se explica su manejo. / lp

El centro lleva más de dos semanas sin climatización por unas obras en la cubierta, lo que ha obligado a trasladar varias consultas

MARINA COSTABURJASSOT.

«Esto es un horno», «nos estamos asfixiando» o «este calor es inhumano». Estos son algunos de los comentarios habituales que, desde hace más de dos semanas, pacientes y facultativos lanzan en las dependencias del Centro de Especialidades de Burjassot. Desde que empezaron unas obras de impermeabilización en la cubierta, «el pasado 10 de junio, no está operativo el sistema de climatización y nos estamos asando, literalmente, en las consultas. Solo disponemos de tres torres de refrigeración, provistas de un tubo, que tiene que sacarse por la ventana, de los que nos ocupamos incluso del mantenimiento, y ventiladores. Uno se ha tenido que instalar en la sala de extracciones porque la gente se mareaba a causa del excesivo calor», explican fuentes del equipo de facultativos de atención continuada.

El cierre de las consultas vespertinas ha evitado males mayores. También se ha optado por trasladar algunos servicios al centro de Atención Primaria Burjassot 2, pero el problema persiste en el servicio de urgencias, que sí se ha mantenido en el centro.

«La sala en la que esperan los pacientes carece de cualquier elemento de ventilación, lo que convierte la espera en un suplicio para personas que están enfermas, claro. Hoy mismo (por ayer) varios pacientes han presentado quejas por escrito porque el calor es inhumano. Los facultativos salimos 'chopados' de las consultas y algunos residentes se han tenido que tumbar en el suelo, junto a los ventiladores, en las horas de calor máximo», recalca uno de los facultativos.

Actualmente en el servicio de urgencias trabajan siete personas, dos enfermeros, cuatro médicos y un celador, que disponen de un único ventilador para cubrir todas las estancias. «Conforme lo vamos necesitando, lo vamos moviendo, pero está no es la solución. Durante las mañanas, las altas temperaturas afectan a todo el centro de manera generalizada. En la consulta del otorrino estaban el otro día a 38 grados, algo insoportable».

Según explican los facultativos consultados, la duración de las obras «va a ser de unas siete u ocho semanas, según nos han indicado, durante las cuales vamos a estar en estas condiciones».

Al parecer, «la potencia eléctrica del centro y el estado del cableado para el suministro no soporta una climatización alternativa más potente, de ahí que estemos con un triste ventilador y tres pequeñas torres o pingüinos, algo totalmente insuficiente».

Desde la Conselleria de Sanidad detallaron ayer que las obras de impermeabilización de la cubierta del centro «se han programado para estas fechas porque esta actuación no puede realizarse con lluvia. Para realizar la obra, había que retirar todos los aparatos de climatización situados en esa zona. Se han comprado 10 aparatos de aire acondicionado portátil. La primera fase de la impermeabilización (75% de la cubierta) finalizará el 12 de julio y serán instalados los aparatos de climatización en esa zona».

Por lo que respecta a la segunda fase, la parte del centro que ocupa ese 25% restante de la cubierta, «contará para enfriarse con todos los aparatos de aire acondicionado portátiles y ventiladores, desde esa fecha y hasta finalizar la obra».