La oposición exige al gobierno de Torrent conocer las facturas pendientes

Los grupos municipales durante una sesión plenaria en el Ayuntamiento de Torrent. / lp
Los grupos municipales durante una sesión plenaria en el Ayuntamiento de Torrent. / lp

Compromís destaca que el Consistorio no cumple con el periodo de pago a proveedores que fija la Ley de Estabilidad Presupuestaria

VANESSA HERNÁNDEZTORRENT.

Miembros de la oposición de Torrent han solicitado a la Interventora Municipal un informe donde se detallen las facturas pendientes que el gobierno tiene con los proveedores y acreedores.

«Hay un expediente que se está tramitando con más de 60.000 euros de recibos aplazados, la modificación se está gestionando», destacan desde Compromís. No obstante, afirman que hay más cargos municipales que aún no se han metido en esta regularización, pero que exigen conocer. Unas declaraciones que son consecuencia de la aprobación del crédito presupuestario de 5'3 millones de euros en la última sesión plenaria.

Pagos
El ejecutivo tramita un primer crédito para pagar deudas.
Inversiones
El gobierno prepara otro paquete de inversiones.
Compras
Se destinarán 5,3 millones en la adquisión de edificios.

Este paquete de Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) está destinado a la compra de edificios y solares.

Sin embargo, los grupos de la oposición no aprueban algunos de estos proyectos por considerar que en un futuro requerirán de «importantes desembolsos económicos, que sin duda saldrán del bolsillo de los torrentinos», expresan desde la oposición. En esta línea, desde Compromís indican que antes de dar crédito a estas inversiones se tienen que satisfacer los pagos pendientes del gobierno. «Antes de financiar nuevos proyectos se tienen que pagar las facturas del cajón», expresan. «Cometen irregularidad tras irregularidad», agregan.

En esta línea, desde Compromís exigen al ejecutivo que cumplan con la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que obliga a las corporaciones locales, en primer lugar, a destinar el remanente de tesorería al presupuesto que debe cumplir con las obligaciones pendientes del ejercicio anterior.

«El problema es que se han aprobado unas inversiones sin que la deuda a proveedores y acreedores estén pagadas», apuntan. Asimismo, afirman que las empresas públicas del Ayuntamiento también tienen pagos pendientes, pero desconocen la cuantía. «Están incumpliendo la normativa a la hora de invertir el dinero de los sobrantes de los remanentes de tesoreria», concluyen. Al respecto, adelantaron que no se debería efectuar las IFS antes de abonar estos importes. A este conflicto hay que sumarle el rechazo de algunas enmiendas de adición que los grupos de la oposición presentaron al proyecto de inversiones financieramente sostenibles.

Entre ellas, una propuesta para que el agua pública pueda llegar al barrio del Realó. Otra de las enmiendas fue la adquisición del Palauet, la rehabilitación de los parques infantiles, la reforma de las instalaciones del campo de fútbol San Gregorio o la compra de un solar en la calle San Nicolás. Sin embargo, estas últimas sí estarán incluidas dentro del nuevo paquete de inversiones, por un millón de euros, que el gobierno presentará en los próximos días.

Un nuevo proyecto que desde la oposición también desconocen. «Todos los partidos nos preguntamos qué uso posterior a la compra de los inmuebles pretende habilitar el gobierno». En esta línea, el resto de grupos municipales solicitará los datos oportunos para conocer con detalle la finalidad de cada una de las inversiones como ya hicieron con el anterior paquete.