El nuevo parque canino de Silla tendrá espacios diferenciados para perros

Los vecinos, durante la jornada de participación. / lp
Los vecinos, durante la jornada de participación. / lp

A. DASÍ SILLA.

La separación de perros potencialmente peligrosos del resto es una de las sugerencias que cerca de medio centenar de vecinos propusieron en la jornada para diseñar el nuevo espacio para perros, organizada recientemente por la Concejalía de Participación Ciudadana que dirige, Salvador Mestre.

Además, se recogieron propuestas relacionadas con el mobiliario urbano, como la recomendación de disponer de papeleras, bancos y más fuentes, también de escobas y recogedores, así como de bolsas higiénicas para recoger las deposiciones de los animales y la posibilidad de instalar un sistema de doble puerta de entrada al parque para reforzar el cierre y evitar que los perros puedan salir en un descuido. Por otra parte, hubo una sugerencia para situar mesas en el parque.

En cuanto al buen uso y convivencia, se recomienda indicar normas de uso del espacio en un cartel informativo. Se considera que estas normas deben ir orientadas al civismo y respeto tanto de las instalaciones como de la convivencia y concienciar de la importancia de recoger las cacas de los perros.

Por ejemplo, se sugiere que se permita que vayan sueltos y puedan correr, siempre que exista una separación para perros potencialmente peligrosos y que éstos llevan bozal, mientras que otras propuestas indican que todos los perros deberían poder disfrutar de todo el parque y no consideran oportuna la separación por zonas. Una tercera sugerencia es que esta partición no sea para perros potencialmente peligrosos, sino para animales de difícil trato.

De igual forma, las propuestas giraron en torno a la iluminación, la jardinería, con árboles que no dieran fruto, y el mantenimiento de las instalaciones por parte del Ayuntamiento y un buen uso por parte de los propietarios.

Por su parte, el personal profesional en educación canina que asistió sugirió la posibilidad de instalar un sistema de doble puerta de entrada, para más seguridad, y poner en marcha el sistema del «lazo amarillo» para diferenciar perros que requieren espacio para problemas de salud, porque están en periodo de entrenamiento, de rehabilitación o son perros miedosos o reactivos a otros animales.

También se establecerá un punto informativo con contenidos de interés para los propietarios.

 

Fotos

Vídeos