Un nuevo incendio en Fuente del Jarro reactiva la urgencia de mejorar los accesos al polígono

Los bomberos trabajan en el depósito afectado, que alcanzó los 700 grados de temperatura. / c. p. b.
Los bomberos trabajan en el depósito afectado, que alcanzó los 700 grados de temperatura. / c. p. b.

Dos años después del suceso de Indukern, se trabaja en un plan de seguridad que recogerá información de todas las actividades con riesgo del parque empresarial

MARINA COSTA PATERNA.

El incendio de un depósito con 6.000 kilos de carbón activo, que llegó a superar los 700 grados de temperatura, en una empresa del polígono Fuente del Jarro movilizó ayer a bomberos de Paterna y Burjassot y volvió a encender de nuevo las alarmas sobre la necesidad «urgente» de mejorar los actuales accesos al polígono.

La rápida actuación de los efectivos desplazados a la nave afectada evitó que el conato fuera a más y «afortunadamente todo quedó en un susto. Otro más». El incidente, que se registró minutos después de las 11 de la mañana, afectó a unas instalaciones «de envergadura. Han desalojado a parte de los trabajadores y el despliegue ha sido importante. Este hecho nos recuerda que queda mucho por hacer en materia de accesos, hay que reparar el primer túnel entre fases, comenzar a ejecutar el segundo y acometer la ampliación de la N-220, entre otras actuaciones básicas en materia de seguridad», destacó ayer el gerente de la Asociación de Empresarios de Fuente del Jarro (Asivalco), Joaquín Ballester.

Medidas

Un punto «fundamental» es seguir desarrollando esfuerzos en materia de prevención y seguridad industrial. Dos años después del incendio de Indukern, el Ayuntamiento de Paterna está financiado los planes de seguridad integral a desarrollar en los distintos parques empresariales. Uno de los aspectos clave para su materialización «es la colaboración de los empresarios. Desde Asivalco se ha enviado un cuestionario a todas las empresas cuyo análisis posterior marcará tanto las medidas de mejora de la seguridad a desarrollar, como los protocolos de actuación que por parte de Bomberos y Policía Nacional se desarrollarían en caso de emergencia».

Ballester incide en que por la seguridad de los trabajadores y empresarios «es clave tener toda la información posible reflejada en nuestro Plan de Seguridad Integral».

En este sentido, el representante recordó que hace dos años «tuvimos muchísima suerte, ya que pese a los enormes daños materiales provocados por el incendio de Indukern, no tuvimos que lamentar víctimas ni heridos». Aún así, cuatro empresas quedaron totalmente calcinadas y el fuego llegó a afectar a una decena de instalaciones. Algunas no han podido retomar la actividad.

Para Ballester, «en una situación así, la suerte es importante pero no podemos dejarlo todo a ese factor y tenemos que seguir trabajando e incidiendo en la necesidad de contar con protocolos actualizados y eficaces porque nos jugamos mucho. Hay muchísimo patrimonio en juego, lógicamente, pero lo fundamental es salvaguardar la vida de miles de personas».

Por todo ello, desde Fuente del Jarro se pide la colaboración de todas las empresas para el desarrollo del Plan de Seguridad Integral. La entidad recuerda a las firmas «la importancia de rellenar los cuestionarios previos del Plan de Seguridad Integral para obtener datos clave que permitan desarrollar medidas preventivas y protocolos de actuación en caso de emergencia por cualquier motivo». El objetivo es elaborar un mapa industrial lo más completo posible de todas las empresas y especialmente de las que realizan actividades «con algún tipo de riesgo, para plantear medidas de protección específicas y poder atender cualquier emergencia. Entendemos que es información sensible pero se va a utilizar precisamente para velar por la seguridad de todos».

Con estos datos se elaborarán viales de evacuación, se colocarán hidrantes en puntos estratégicos y cámaras de seguridad, entre otras medidas.