El caso del niño electrocutado en Torrent acaba en demanda

El foco que provocó el accidente. / a. molines
El foco que provocó el accidente. / a. molines

Los padres del menor interpondrán un contencioso contra el Ayuntamiento para que «se depuren responsabilidades»

ADA DASÍ TORRENT.

Los padres del niño de 5 años que sufrió una descarga eléctrica de un foco, ubicado en el suelo de la plaza Unión Musical de Torrent, en octubre de 2017 quieren que se «depuren responsabilidades». Los progenitores presentaron una demanda patrimonial contra el Ayuntamiento hace seis meses, y transcurrido el plazo para contestar por parte de la administración local sin obtener respuesta, han decidido interponer un contencioso administrativo.

«Nuestra intención no es económica, solo queremos que el responsable del mal estado del foco asuma su responsabilidad», recalca Arturo, el padre del pequeño, quien asegura que su mujer «todavía no se ha recuperado psicológicamente de lo ocurrido y es incapaz de ir a la plaza». «No puede ser que algo así pueda pasar en un parque público», apunta.

El niño sufrió una parada cardiorespiratoria tras pisar el foco y los agentes de la Policía Local fueron los que lograron reanimarlo. Después, fue trasladado al hospital La Fe donde estuvo en coma inducido durante 48 horas y hospitalizado diez días, aunque no ha tenido secuelas del accidente.

Desde que ocurrieron los hechos, Arturo ha estado recabando información, consultando a testigos e incluso encargó un informe pericial sobre el estado del foco en el que se pone de relevancia el «mal estado» en el que se encontraba. También tuvo que recurrir al Síndic de Greuges «porque el Ayuntamiento no me daba la documentación que pedía», aunque reconoce el interés que mostraron las autoridades locales por el estado del pequeño cuando ocurrió el accidente.

Ahora, después de que la empresa encargada del alumbrado público haya reconocido que el ojo de buey «sufrió una derivación» aunque añade que «se desconoce el motivo», iniciará un contencioso para que se determine quién fue el responsable.

«En los pliegos del contrato con la empresa del alumbrado se dice que debe hacerse una revisión semanal y otra mensual de los focos de luz y enviar un informe al Ayuntamiento», explica, «pero no nos han dado esa documentación». «Nos contestaron que la revisión del cuadro de luces estaba prevista para el 2 de noviembre», añade.

«Estoy muy agradecido a los agentes que salvaron la vida de mi hijo y a las autoridades locales por el trato recibido en aquellos momentos, pero contrariado porque no han colaborado para esclarecer el accidente y ha habido una falta de transparencia respecto a esto», concluye.

Más