Un millón de billetes usados para reivindicar mejoras en el transporte metropolitano

Parte de la directiva de la Asociación Encreualles Poliesportiu de Aldaia, junto a uno de los buzones para recoger billetes en una parada. / lp
Parte de la directiva de la Asociación Encreualles Poliesportiu de Aldaia, junto a uno de los buzones para recoger billetes en una parada. / lp

La Plataforma de l'Horta Sud, a través de entidades de Aldaia, Alaquàs, Xirivella y Mislata, lleva un año recogiendo bonos para exigir un servicio «digno»

MARINA COSTA VALENCIA.

Reunir un millón de billetes usados de autobús para reivindicar «nuestro malestar por la falta de sensibilidad ante el transporte que nos ofrecen y su mala calidad». La campaña de recogida, que está llevando a cabo la Plataforma por el Transporte Público de l'Horta Sud a través de entidades y asociaciones vecinales de Aldaia, Alaquàs, Xirivella, Barrio del Cristo y la avenida de la Paz de Mislata, pretende reunir este material y presentarlo ante la Conselleria para «reivindicar mejoras en el servicio, tanto en frecuencias de paso, como en tarifas y horarios».

Desde hace aproximadamente un año, los billetes los están recogiendo los propios usuarios y se están llevando a las distintas asociaciones vecinales. De momento, se están realizando recuentos periódicos por zonas «y ya se ha reunido una cantidad importante pero la idea es hacer un recuento global, después del verano, para acudir a la Conselleria con todo el material recopilado», detalla el portavoz de la Plataforma, Paco Magro.

En Aldaia, por ejemplo, se han colocado buzones en las paradas de autobús para recoger los billetes «con gran éxito de participación. En los locales tenemos más de 100.000 boletos contabilizados».

Las conexiones en esta población arrastran carencias prácticamente generalizadas en toda la zona. «Hemos pedido un autobús lanzadera para poder ir hasta la estación de Quart de Poblet o Torrent. También a nivel de casco urbano hemos solicitado agilizar los recorridos de los autobuses y tratar de darles prioridad en determinadas calles donde se generan muchos problemas de tráfico y colapsos evitables», explica Juan José Blanco, secretario de Encreualles Poliesportiu de Aldaia.

La línea de autobús que conecta dicha población con el centro de Valencia tarda «de media entre 40 y 45 minutos en recorrer unos seis kilómetros de distancia. El problema es que el itinerario actual tiene muchísimas paradas, pues pasa por el Hospital de Manises, el Barrio del Cristo, Aldaia, Alaquàs y Xirivella y el tráfico por dentro de los pueblos es bastante complicado».

«Entre otros aspectos, los afectados señalan que en la EMT más de 80 % de los usuarios paga con bonos, mientras que en Metrobus los pagos se realizan al conductor en este mismo porcentaje. Eso aumenta el tiempo del trayecto y encarece el coste, tanto para la empresa como para los usuarios», recalca Magro.

Desde la Plataforma también lamentan que «no hay un proyecto de área metropolitana para el transporte, la última reunión de la AMTV fue para repartirse la subvención que da el Gobierno y no sabemos cuál es la agenda para conseguir la integración tarifaria, tener unos servicios de transporte homogéneos para toda el área metropolitana, cuál será el presupuesto y de donde saldrá el dinero».

Respecto a las prestaciones de los nuevos contratos concesionales pendientes, como es el caso de la CVV-250, los usuarios reclaman «mayor frecuencia, lanzaderas, horarios nocturnos, que pasen por los polígonos a determinadas horas, reducción de tiempos de espera, paliar el amontonamiento en los vehículos y aumentar la flota actual en un 30%», entre otras reivindicaciones.

Fotos

Vídeos