Meliana pone casa a las lechuzas en zonas de huerta

El equipo de Gobierno visita una alquería de la zona de la huerta donde se instalarán cajas nido. / lp
El equipo de Gobierno visita una alquería de la zona de la huerta donde se instalarán cajas nido. / lp

El equipo de Gobierno activa el Proyecto Búho para mantener los cultivos al mismo tiempo que recupera esta rapaz nocturna El Ayuntamiento instala cajas nido para proteger estas aves

VANESSA HERNÁNDEZ MELIANA.

El Ayuntamiento de Meliana quiere reintroducir la lechuza en su huerta. Por este motivo, ha puesto en marcha el Proyecto Búho. Un programa que consiste en la instalación de cajas nido para búhos (cajas de madera de grandes dimensiones) en varios puntos de los regadíos.

El objetivo de esta iniciativa municipal es el control, la recuperación y la preservación de estos animales nocturnos. Según el concejal de Medio Ambiente, Pere Cano, con la colocación de estos nidales se contribuye a recuperar las poblaciones de estas aves en zonas de huerta. «Tenemos que aprovechar que nuestras alquerías están situadas cerca de campos de cultivo», añadió.

Con esta protección, las rapaces impulsarán el equilibrio natural de la huerta y ayudarán a conservar las plantaciones para que no se echen a perder. «Estos animales son los mayores combatientes contra los roedores», subrayaron fuentes municipales. En este sentido, una pareja de lechuzas puede, además de consumir hasta 2.000 ratones al año, ingerir incluso conejos. Un animal que, según los labradores, está perjudicando el sembrado. Según Cano, los agricultores de Meliana han acogido este proyecto con «entusiasmo», puesto que son unos de los mayores beneficiarios.

Estas rapaces pueden consumir 2.000 ratones al año, según el concejal de Medio Ambiente La técnica utilizada dentro del programa agrario es el método conocido como 'cría campestre'

De momento, los técnicos municipales se reunieron con los agricultores y con los ornitólogos para determinar los lugares donde se instalarán las cajas nido y así identificar las zonas de cría y nidificación. Durante el encuentro, los labradores escucharon a los expertos hablar de los beneficios de la lechuza y el nulo perjuicio sobre la agricultura.

Además, según fuentes municipales, se habló de la importancia de proteger estas aves nocturnas. Sin ir más lejos, esta especie lleva tiempo padeciendo un declive por culpa de la transformación radical del cultivo. Un medio agrario que cada vez más se basa en los monocultivos y en el uso abusivo de plaguicidas. Estas prácticas han diezmado las poblaciones de estas rapaces porque la lechuza pierde presas y las pocas que encuentra están envenenadas.

Por este motivo, con el Proyecto búho se dará solución a la recuperación de la lechuza y al mantenimiento del campo. Esta iniciativa, creada por la Sociedad Valenciana de Ornitología (SVO), está elaborada por destacados ornitólogos. Estos expertos tienen una amplia experiencia en el estudio, conservación y recuperación de fauna.

Además conocen muy bien el comportamiento de los campos de cultivo y fomentan campañas de sensibilización ambiental.En este sentido, con la instalación de los nidales, los expertos buscan realizar un técnica que se llama 'cría campestre'. Este método de liberación emula al proceso que ocurría de manera natural con las crías en el nido.

Consiste en colocar los piojos de lechuza en un nido artificial y alimentarlos diariamente sin que tengan contacto con las personas a su cargo. A partir de ahí y de forma progresiva, van adquiriendo la práctica necesaria para conseguir la comida por sus medios. Finalmente, dependen menos del nido y se dispersan, en este caso, por la huerta de Meliana.

 

Fotos

Vídeos