Meliana cierra las cuentas municipales de 2018 con un superávit de 550.000 euros

El Ayuntamiento afirma que, además de haber destinado más de ocho millones en inversiones, han dejado el déficit a cero durante el mandato

V. H. MELIANA.

El Ayuntamiento de Meliana ha cerrado las cuentas de 2018 con un superávit de más de 550.000 euros. Según fuentes municipales se ha conseguido este remanente positivo gracias a la estabilidad económica y al cumplimiento de la regla de gasto. «Hemos vuelto a demostrar una buena gestión política», subrayó la concejala de Hacienda, Maria Pilar Asensio.

En esta línea, Asensio señaló que este superávit se ha alcanzado, además de dejando la deuda del Ayuntamiento a cero, reduciendo de forma considerable la presión impositiva de los vecinos. Según dichas fuentes, la contribución urbana (IBI) se ha disminuido hasta en un 23% y el remanente de tesorería para gastos generales ha sido de 2 millones de euros.

Actuaciones

En este sentido, Asensio quiso destacar la ejecución de todos los proyectos que se han llevado a cabo durante la legislatura. «Hemos realizado actuaciones y gastos por casi 8,5 millones», apuntó. Asimismo, habló también sobre los ingresos que el Ayuntamiento ha recibido por parte de la Diputación y de la Generalitat. «Las subvenciones recibidas para las diferentes actuaciones han sido de 9 millones», matizó.

Además, desde el Consistorio adelantaron que se han incorporado a los presupuestos del 2019, más de 1,5 millones de euros del remanente positivo. Un importe que el Consistorio ha ingresado de los excesos; casi 650.000 euros de los gastos generales, más de 620.000 euros del sobrante de financiación afectada, y más de 460.000 euros de las diferentes subvenciones.

Según fuentes municipales, el objetivo es poder avanzar y llevar a cabo planes urbanísticos importantes como la compra de un nuevo inmueble para el Departamento de Servicios Sociales o ejecutar la redacción del proyecto del Centro de Día. También, entre otras actuaciones, está la rehabilitación del Palacete de Olla, la ejecución de la prolongación de la calle Valencia, la redacción del Plan de Movilidad Urbana Sostenible o el proyecto de caminos escolares seguros.

No hay que olvidar otras promesas municipales como la finalización de las obras de mejora del polígono de la Celosa, la instalación de dos estaciones de bicicletas de préstamo, la compra de un vehículo eléctrico municipal o la sustitución de puertas y ventanas al edificio del Ayuntamiento.