El mejor rossejat se cocina en Náquera

El secretario autonómico de Turismo entrega el primer premio. / lp
El secretario autonómico de Turismo entrega el primer premio. / lp

La Asociación Cassola de Sant Blai organiza el segundo concurso de este plato típico torrentino que ha traspasado fronteras

A. DASÍ

torrent. El rossejat torrentí ha conseguido su propósito, traspasar fronteras. El restaurante El Rossinyol, de Náquera, se llevó el primer premio en el concurso de la Asociación Gastronómica Cassola de Sant Blai y en el que colabora el Ayuntamiento de Torrent, dotado con 1.500 euros y la posibilidad de realizar una demostración en la feria Gastrónoma. El Racó, de Meliana, y Los Arroces de Guillermo, de Ciudad Real, fueron el segundo y tercer clasificado, en esta segunda edición que ha contado con representación de ciudades como Córdoba, Pamplona, Barcelona y Madrid.

En esta ocasión, los 24 participantes tuvieron que elaborar el caldo del puchero, base de este arroz, en las instalaciones del restaurante El Pino, sede del evento en el Vedat de Torrent y con los ingredientes que dio la organización. Además, tuvieron que hacer en el momento, la pelota dulce, el ingrediente que le da ese sabor característico y único, con almendra y azúcar.

Como señaló la vicepresidenta de la asociación, Nieves Gallego, el secreto está en «hacer un buen fondo y darle sabor al caldo». Algo que también apuntó, Divina, del restaurante La Plaça de Torrent y experta en cocinar el rossejat, junto a su hijo, Rafa Alabarta, aunque no consiguieron subir al podium.

Desde las ocho de la mañana los participantes se pusieron manos a la obra, primero con las ollas y después con las cazuelas de barro en las que se cocinaron los 24 arroces que fueron valorados por un jurado de expertos gastronómicos del panorama nacional.

En el evento estuvieron el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colome y, la diputada del área, Pilar Moncho, acompañados el alcalde Jesús Ros, la concejala de Turismo, Susi Ferrer y el concejal de Patrimonio, Andrés Campos, junto con numerosos invitados que disfrutaron de una ágape y una comida en la que degustaron los arroces.