Así actúa el pirómano de coches de Massamagrell

Dos coches calcinados junto a una fachada quemada en la calle Llaurador Valencia. / I. marsilla
Dos coches calcinados junto a una fachada quemada en la calle Llaurador Valencia. / I. marsilla

El modus operandi del presunto culpable consistía en incendiar los coches tras romper el cristal y huir en bicicleta

V. HERNÁNDEZ / M. C. MASSAMAGRELL.

El Ayuntamiento de Massamagrell ha reforzado la vigilancia policial y extremado las medidas de seguridad, tras la ola de incendios intencionados en el municipio, que ha acabado con la quema de 14 vehículos aparcados en la vía pública en tan solo cuatro días. La Policía Local ha reforzado su presencia, especialmente en el casco urbano, para prevenir nuevos altercados de esta índole.

Si bien, la tranquilidad parece haber vuelto a este municipio de l'Horta, especialmente, después de que la Guardia Civil detuviera, el martes por la mañana, a un hombre de 42 años por su supuesta implicación en el incendio de un total de 16 vehículos (14 en Massamagrell y 2 en Museros). Esta persona, originaria de Vilamarxant, inició la quema de los coches la noche del viernes. Según fuentes cercanas a la investigación, ese día se registraron 6 siniestros en Massamagrell; tres en la calle Francisco Redolat, y uno en las calles San José, Serreta y El Barranquet.

A partir de ese momento, la alarma social empezó a invadir este municipio de l'Horta Nord. Una preocupación que se multiplicó con la quema de cinco coches más el lunes por la tarde, en la calle Llaurador Valencia. Ese día, no sólo en Massamagrell se provocaron los siniestros, también en Museros se produjeron dos incendios más, según fuentes policiales. De repente, muchas hipótesis empezaron a circular entre los vecinos de Massamagrell. Entre ellas, se barajó la autoría de una banda de vándalos sin ningún móvil o la presencia de traficantes cuyo objetivo era desviar la atención de la Guardia Civil y la Policía Local. «Un amigo observó a tres encapuchados tirando algo a un coche y huyendo en un vehículo», destacó uno de los vecinos de esta localidad.

Sin embargo, pese a estas primeras conjeturas, el martes por la mañana la Guardia Civil detuvo al principal sospechoso, que pasó a disposición del Juzgado número 1 de Massamagrell. En el momento del arresto, el presunto culpable llevaba encima varios objetos que indicaban su supuesta participación en los hechos.

Para cometer los incendios, según fuentes policiales, rompía el cristal de los vehículos e iniciaba el acto vandálico en el interior o bien prendía fuego directamente a las ruedas. Según informa el instituto armado, el presunto autor de los siniestros se movía por los municipios en bicicleta. Además,utilizaba un casco para evitar ser reconocido, ya que tenía en vigor una orden de búsqueda, detención y entrada en prisión. La investigación, que arrancó con el primer grupo de coches quemados la noche del viernes, continúa abierta para esclarecer la totalidad de los hechos. Por el momento, la Guardia Civil ha registrado un total de 18 delitos, 16 de coches quemados entre Massamagrell y Museros. Todos los propietarios afectados, tanto de los vehículos como de las viviendas quemadas, han denunciado los siniestros y esperan que sus aseguradoras cubran los elevados daños materiales que los incendios han ocasionado. Ayer ya se retiraron varios vehículos calcinados y las brigadas municipales iniciaron las tareas de limpieza. Este medio pudo hablar con tres de los inquilinos más perjudicados. Ellos viven en la calle Llaurador Valencia, la avenida donde el lunes por la tarde se quemaron cinco coches. «Tengo las paredes reventadas, el salón está todo negro», destacó Jesús, propietario del primero piso de una de las fincas afectadas.

Por su parte, Amparo, inquilina del tercer domicilio, recordó el susto que se llevó al escuchar el sonido del motor al explotar. «Pensé que eran dos bombas, me alarmé muchísimo», señaló nerviosa.

En esta línea, una vez vaya el asegurador a las respectivas viviendas y evalúe los daños materiales, recibirán una indemnización por los perjuicios que el incendio ha producido. Esta compensación dependerá de las condiciones de cada póliza. Lo mismo sucede en el caso de los vehículos afectados por el fuego.

Más