La localidad cierra 2017 con 542.000 euros de remanente

El Ayuntamiento ha cerrado el ejercicio contable de 2017 con un remanente positivo de tesorería de 542.000 euros. «Este es un punto de inflexión que marca una época de bonanza en las cuentas del Ayuntamiento. El trabajo bien hecho ha permitido que en solo en tres años las cuentas municipales estén saneadas», señaló el alcalde Nicolau Claramunt. El superávit se destinará a obras de la calle Mayor, a más inversión en servicios sociales, en la compra de un vehículo eléctrico, mantenimiento, la redacción del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, asfaltado de calles y la instalación de cámaras de seguridad.

Fotos

Vídeos