Un ladrón se queda dormido en un sofá tras robar en varios chalés de La Canyada

El sofá blanco donde se quedó dormido el ladrón. / Lp
El sofá blanco donde se quedó dormido el ladrón. / Lp

La policía despierta al delincuente y le interviene una mochila repleta de joyas | El joven desvalijó varias casas de la urbanización

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Saltó la valla de un chalé de La Canyada para robar y se quedó dormido en un sofá junto a la puerta. El presunto ladrón fue detenido en la madrugada del lunes tras ser sorprendido en pleno sueño por la policía en el porche de la casa. Uno de los moradores llamó con su móvil al 112 para alertar de la presencia de un individuo dentro de su propiedad, y cuando los agentes de la Policía Local y Policía Nacional de Paterna llegaron a la parcela, el intruso aún dormía a pierna suelta con una mochila repleta de joyas a su lado.

Los hechos ocurrieron sobre las dos y media de la madrugada del lunes en una vivienda unifamiliar de La Canyada. Tras recibir el aviso de un posible robo en un chalé, dos patrullas policiales acudieron con urgencia a la dirección indicada por el operador del 112. Los agentes tardaron muy poco tiempo en llegar. Un joven abrió la puerta e invitó a los policías a entrar en la parcela. Mientras tanto, el ladrón seguía durmiendo en el sofá pese a los ladridos de un perro, la mascota de la pareja que reside en el chalé, y el sonido intermitente del timbre que pulsó uno de los agentes para avisar de su pronta llegada a los moradores.

«Dormía como un tronco. Se ve que estaba en el primer sueño y un policía tuvo que tocarle el hombro para despertarlo», explicó el joven. «Antes de que mi pareja llamara al 112 yo alumbré su cara con mi linterna y tampoco se dio cuenta», añadió el vecino. Cuando el ladrón abrió los ojos, cinco policías lo rodeaban en el porche. Eran las 2.40 horas de la madrugada. El intruso estaba dentro de un saco de dormir y llevaba poco tiempo acostado en el sofá.

Aunque apenas hablaba castellano, el joven individuo, de 21 años de edad y nacionalidad rumana, manifestó a los agentes, con señas y algunas palabras, que había entrado en la parcela para dormir, pero le delató una mochila repleta de joyas que los policías encontraron junto al sofá. Era la prueba del delito, concretamente 20 pares de pendientes, 12 sortijas, 10 colgantes, 9 relojes de alta gama, 8 pulseras, 5 cadenas, 4 collares y otras alhajas, muchas de ellas de oro, que había robado en varios chalés cercanos. Los agentes contabilizaron hasta 80 joyas. También llevaba en la mochila tres linternas, una navaja, un par de guantes, un teléfono móvil y unas gafas de sol, entre otros objetos.

Ante tales evidencias, el ladrón dio con sus huesos en uno de los calabozos de la comisaría de Paterna. La Policía Nacional se hizo cargo del detenido y de las investigaciones para esclarecer los robos cometidos por el joven, cuya identidad responde a las iniciales A. A. T., y devolver las joyas a sus propietarios. Los asaltos a chalés han aumentado en las últimas semanas en Paterna y otras poblaciones cercanas.